Archivo de la etiqueta: Cerezos

Camarate escondido

Caratula-Camarate

7 Noviembre 2015

Bueno, ir al Camarate en otoño dista mucho de ser una originalidad. Pudimos comprobarlo ese domingo, cuando los agentes del AMA nos hicieron dejar el coche (con buen criterio) a 1,5 km de la cancela de la finca. Eran 3 km de más que se revelaron importantes, pero al que algo quiere… etc. Ríos de personas atestaban el camino, andando sobre sus pies o rodando sobre sus bicicletas. Podría pensarse que sería difícil disfrutar de la soledad de los bosques, pero eso sería desconocer la idiosincrasia del senderista medio andaluz. En efecto: si sales del camino trillado, la soledad y las maravillas se suceden. Y eso hicimos…

Sigue leyendo

Padules lejano

jb-El-Padules-desde-Padules

18 Mayo 2014

La cortijada de Padules (antigua y nueva) debe de ser uno de los lugares más aislados de la provincia de Granada. El Arroyo de Padules, que pasa a sus pies, es más frontera que camino, y su abrupta salida al Pantano de Quéntar imposibilita abordarlo desde allí. Andando -o en bici-, se puede acceder desde el Barranco de Tintín y Haza Redonda, ámbitos vastamente deforestados con aroma a fin del mundo. De no ser por la pista que une Tocón con Güejar Sierra, el habitante permanente y los pocos estacionales que por allí se afanan lo tendrían realmente crudo. Y la pista, en verano bien, pero en invierno…

A pesar de todo, más de un valiente senderista pasa por Padules (antiguo) entrando por la mencionada senda de Haza Redonda, saliendo por el barranco de los Lastonares hacia Tocón, o los bikers pasan por arriba tras cruzar el río cuando hacen la pista entre Tocón y Güejar. Pero entre uno y otro punto el valle se remansa en lo que, a vista de pájaro, parecen agradables espesuras, huertos con frutales, manchas de encinar y apreciables prados salpicados -a uno y otro lado del Arroyo- por un puñado de cortijos. Y ese iba a ser el objetivo: adentrarse en Padules, hurgar en sus rincones más que pasar a su lado…

Sigue leyendo

Dehesa de Dúrcal: por la senda de los Abedules

Como que el otoño no acaba de despegar, hay que buscar sus matices en valles recónditos, donde la humedad de ríos y barrancos compense lo que el cielo, de momento, nos regatea. Sólo nos quedaba un robledal cercano por conocer, y es el que adorna la umbría del Río Dúrcal, aguas arriba del Cortijo de la Magara. A los caducifolios habituales se une aquí una rara avis, que ya llevaba tiempo queriendo investigar: el abedul, del que aquí se encuentra la población más nutrida, casi única, de la Sierra.

Sigue leyendo

Dehesa del Camarate

27 de Octubre de 2013

Hacía ya tres años que quería llevar a la gente al Camarate. Tres años de esperar al momento preciso del otoño para disfrutar el óptimo de este bosque de ensueño, para al final tropezar con la lluvia o los imprevistos y tener que posponerlo para el año siguiente. La “ventana de oportunidad” transcurre entre mediados de Octubre y mediados de Noviembre, y este año estaba decidido a no dejarla pasar. Al final no ha sido todo lo esplendoroso que se auguraba a principios de Octubre, pues el mes ha sido seco y caluroso en demasía, pero los que no lo conozcan podrán decir al ver las fotos: “¡Pues cómo será cuando sea esplendoroso…!”.

Sigue leyendo

Otoño en la Loma de Maitena

El pasado domingo 25 de Noviembre el tiempo dio una tregua. Habiendo pasado la mitad del otoño en dique mojado, era preceptiva la búsqueda del robledal, y que fuera fácil además, para desentumecer a los y las desentrenados/as. La umbría de la Loma de Maitena era una elección pertinente, pues a un castañar que rivaliza con el de Güéjar une buenas manchas de roble, y profusión de cerezos para dar color. Así que…

Sigue leyendo