Llano de la Doncella-Collado Rojo

Caratula-Doncella-Collado-Rojo

El macizo que se extiende al este de Prado Negro es, por su posición excéntrica en la Sierra de Huétor, menos transitado que otras zonas de la misma. Injustamente, hay que decirlo, pues por cualquier lado que se lo aborde ofrece innegables atractivos. Su parte superior, que comienza en Cerro Picón y termina en los de Cucadero y Cañamaya, es un altiplano calizo con vistas de escándalo. Su ladera sur, La Solana, es un rosario de colinitas herbosas que se desgajan del macizo, punteadas de antiguos cortijos. Por el norte, se une a Sierra Arana por el Llano de la Doncella, nuestro punto de partida, y más al este se separa de ella con la cabecera del Arroyo de Sillar, que viene a salir por Darro.

Distancia: 8 Km
Altitud mínima: 1460 m
Altitud máxima: 1624 m
Dificultad: Baja
Tiempo estimado de marcha: 3h

Terreno: Altiplano calizo donde alternan llanos y vaguadas suaves con abruptos mogotes de piedra que configuran las cimas. Prados amplios, espinares y encinares -adehesados en la solana, densos en las umbrías-. La geología de la zona, donde las calizas alternan con margas más impermeables, favorece la escorrentía superficial, por lo que suele haber arroyos con agua y prados húmedos.

Cuándo ir
Barras-cuando-DoncellaPuede hacerse todo el año, siendo una buena excursión de invierno. Hay que evitar en todo caso el pleno verano, por seco. A finales de invierno y comienzos de primavera (en un año bueno) todo el macizo rezuma agua.

Cómo llegar
Plano–acceso–DoncellaEl punto A es el Cortijo de las Chozas, que es una cortijada situada 1 km más arriba de Prado Negro, por el camino que remonta el valle (en Prado Negro, hay que evitar la última subida de asfalto a la izquierda, y seguir de frente por carril terrero). De éste, que es el que lleva a Sillar Alta (y Baja), se desvía a derecha la entrada al caserío, que tomaremos para dejar el coche en algun solar donde no moleste (0). Andaremos después, paralelos al valle, hasta las últimas casas, donde buscaremos salida al llano que las sigue (1).

0. Aquí, por ejemplo, desde donde seguiremos por el camino hacia el fondo.

0. Aquí, por ejemplo, desde donde seguiremos por el camino hacia el fondo.

El camino acaba en la verja de una propiedad, pero a la izquierda arranca un pulcro senderito, junto al que han colocado un pilarillo con agua, que nos llevará a campo abierto,

1. El camino acaba en la verja de una propiedad, pero a la izquierda arranca un pulcro senderito -junto al que han colocado un pilarillo con agua- que nos llevará a campo abierto,

Descripción de la ruta

Plano-Doncella-CRojo

Superadas las últimas casas, accedemos a una amplia zona despejada, a los pies de un derruido cortijo sobre la pendiente de la izquierda (2).

2. Se trata del Cortijo de la Doncella, y estamos en los Llanos del mismo nombre.

2. Se trata del Cortijo de la Doncella, y estamos en los Llanos del mismo nombre.

3. Frente al cortijo, el Llano de la Doncella, frecuentemente encharcado en época de lluvias. Tras la zona abierta, comienza un buen encinar, sobre el que asoma la cima del Cerro del Picón. El encinar es practicable, y de hecho será nuestra ruta de vuelta.

3. Frente al cortijo, el Llano de la Doncella, frecuentemente encharcado en época de lluvias. Tras la zona abierta, comienza un buen encinar, sobre el que asoma la cima del Cerro del Picón. El encinar de ese lado es practicable, y de hecho será nuestra ruta de vuelta.

Por el momento, nos mantendremos de este lado del arroyo, siguiendo valle arriba y buscando a la izquierda la senda que viene del antiguo cortijo, para cruzar el arroyo algo más arriba del mismo (4).

4. Cortijo de la Doncella desde el cruce del primer arroyo.

4. Cortijo de la Doncella desde el cruce del primer arroyo.

La vereda se interna entonces en el encinar (5), manteniendo la dirección que llevamos, aunque no pasará nada si nos desviamos un poco a la derecha.

5. El interior del encinar, con ejemplares de poco porte que forman bosquetes entre los que caracoleamos.

5. El interior del encinar, con ejemplares de poco porte que forman bosquetes entre los que caracoleamos.

Más arriba o más abajo, al final acabamos saliendo del bosque al prado o erial que hay al otro lado (6).

6-Saliendo-al-llano

6. Saliendo al llano. Si vamos por la vereda, no hay más que seguirla. En caso de despistarla, hay que seguir hacia arriba, pero desviándonos hacia el borde derecho del llano, cerrado por una loma o ladera de poca altura.

El carril que va del Cortijo Almuejar al de Sillar Alta recorre dicha ladera en toda su extensión, paralelo al prado. Siendo nuestro objetivo inmediato, podemos ir cruzando el llano sin dejar la dirección Este, y nos lo acabaremos topando en cuanto subamos los primeros metros de ladera (7).

7. Saliendo del llano. A la derecha aparece el carril, que recorre todo este borde de los llanos.

7. Saliendo del llano. A la derecha aparece el carril, que recorre todo este borde de los llanos.

Pero, ojo, antes habrá que cruzar el arroyo principal, que no es otro que el Arroyo de Prado Negro (8):

8. Las margas, y la horizontalidad del terreno, hacen de las suyas, y con lluvias esto parece el delta del Okawango. Por eso es preferible haberlo cruzado antes, que va más recogido.

8. Las margas, y la horizontalidad del terreno, hacen de las suyas, y con lluvias esto parece el delta del Okawango. Por eso es preferible haberlo cruzado antes, que va más recogido.

En realidad, del carril haremos apenas 200m, pues lo abandonaremos enseguida por una amplia vaguada a la derecha (b) (9). Razón de más para cogerlo pronto, y no pasarnos del sitio.

9. Por esta vaguada (nunca mejor dicho), ascenderemos. En concreto por el vallecito que se ve a la izquierda, al pie de un picacho. La línea de majuelos que acompañan al arroyo nos marca el camino.

9. Por esta vaguada (nunca mejor dicho), ascenderemos. En concreto por el vallecito que se ve a la izquierda, al pie de un picacho. La línea de majuelos que acompañan al arroyo nos marca el camino.

Sigue entonces una ascensión no demasiado empinada, por un terreno con escasas trochas de cabras, pero que no ofrece dudas, siendo como es bastante despejado. Conforme ascendemos, Sierra Arana asciende con nosotros, ganando presencia a nuestra espalda (10).

10. Cerca del final del vallecito, contemplamos lo que acabamos de subir. Al fondo se alinean el Orduña (1976 m), Cerro de la Cruz (2027 m) y Cabeza del Caballo (1887 m). En el valle, algunas casas de Prado Negro.

10. Cerca del final del vallecito, contemplamos lo que acabamos de subir. Al fondo se alinean el Orduña (1976 m), Cerro de la Cruz (2027 m) y Cabeza del Caballo (1887 m). En el valle, algunas casas de Prado Negro.

Por fin llegamos a Collado Rojo (c). Si hasta ahora las cimas del macizo nos han ocultado las vistas hacia el sur, eso termina de repente, y nos damos de bruces con una extraordinaria panorámica (11):

11. Collado Rojo. En primer plano las cimas del macizo, con el Cerro del Cucadero a la izquierda, saliéndose de la foto. Al fondo, Sierra Nevada en todo su esplendor. Alrededor, hierba y piornos, junto a escasas encinas.

11. Collado Rojo. En primer plano las cimas del macizo, con el Cerro del Cucadero a la izquierda, saliéndose de la foto. Al fondo, Sierra Nevada en todo su esplendor. Alrededor, hierba y piornos, junto a escasas encinas.

Este es un punto inmejorable para un ligero y sabroso paréntesis, tras el cual proseguiremos por la vereda que claramente se marca al frente (12), y que deja un cerrete a la derecha, para salir al carril que hay al otro lado.

12-Andando

12. Hacia el carril, que encontraremos unos metros valle abajo.

Apenas haremos unos metros de carril hacia la derecha, porque enseguida lo abandonamos por la izquierda para dejarnos caer buscando uno que vemos más abajo (13)…

13.…y que no es más que el mismo en el que estamos, que vuelve tras hacer una amplia revuelta por la izquierda. Nosotros bajamos por la vaguada, y la querencia nos desvía a la derecha…

13.…y que no es más que el mismo en el que estamos, que vuelve tras hacer una amplia revuelta por la izquierda. Nosotros bajamos por la vaguada, y la querencia nos desvía a la derecha…

14. …para acercarnos a este prado esmeralda, en la línea de vaguada, que nos hace la boca agua. Todo el macizo está sembrado de este tipo de lugares, donde estratos impermeables interrumpen el discurrir subterráneo de las aguas para obligarlas a salir a la superficie.

14. …para acercarnos a este prado esmeralda, en la línea de vaguada, que nos hace la boca agua. Todo el macizo está sembrado de este tipo de lugares, donde estratos impermeables interrumpen el discurrir subterráneo de las aguas para obligarlas a salir a la superficie.

Llegados por fin al tramo inferior del carril, lo seguiremos hacia la derecha, ahora sí durante un rato. Casi llano, nos va ofreciendo vistas sorprendentes de un terreno que cambia a cada revuelta (15, 16).

15. Aquí frente al Cucadero.

15. Aquí frente al Cucadero.

16. De repente, doblas la esquina y ¡zas! peñasco enorme…

16. De repente, doblas la esquina y ¡zas! peñasco enorme…

Este disfrute continúa, cerros a la derecha y valle a la izquierda, hasta llevarnos a un colladito, donde el terreno por la izquierda repunta en un pequeño cerrillo (d). Saliendo del camino, disfrutamos de una sorprendente vista llena de contrastes (17):

17. Las agujas de la izquierda no tienen nombre conocido. Sí, en cambio el Cerro de la Cruz, que asoma la nariz al fondo, y a su derecha los tajos del Jinestral.

17. Las agujas de la izquierda no tienen nombre en los mapas. Sí, en cambio el Cerro de la Cruz, que asoma la nariz al fondo, y a su derecha los tajos del Jinestral.

Este punto está planteado como el más alejado de la ruta, pero podemos darnos un poco más de cuerda: de momento, el prado que sigue al collado merece un paseo (18), descendiéndolo hasta la parte estrecha del embudo que forma, donde unas peñas entre encinas marcan el comienzo del arroyo que recoge sus aguas. También se puede subir al Cerro del Cucadero, o al menos al collado que hay en su base, adonde llega el camino después de una revuelta. La vista de Sierra Nevada no nos defraudará.

18. El prado y los majuelos forman una asociación característica de toda esta zona.

18. El prado y los majuelos forman una asociación característica de toda esta zona.

Para la vuelta, vamos a empezar con un prado escondido, de esos que descubres por casualidad, pues se hurtan a la mirada desde las sendas habituales. Para encontrarlo, descenderemos el collado (d) por el lado contrario al prado anterior, separándonos ligeramente de la base del cerro, por el interior de un umbrío encinar. En poco más de 100m, debemos salir de repente a esta pequeña joya (19):

19. Completamente rodeado por el encinar, ocupando un rellano antes de que la ladera se abarranque, es un paraíso privado… para vacas.

19. Completamente rodeado por el encinar, ocupando un rellano antes de que la ladera se abarranque, es un paraíso privado… para vacas.

De aquí saldremos subiendo de nuevo hacia el camino por donde el buen sentido nos aconseje. Si es por su extremo más alejado, llegaremos al camino casi en el punto en el que hay que volverlo a abandonar: una amplia curva a derechas donde, por la izquierda, el encinar se aclara sustituido por una nueva vaguada herbosa sembrada de espinos (20).

20.

20.

Por ella ascenderemos, prácticamente sin sendas y por lo más despejado (21), hasta llegar a una zona llana y más pedregosa que le sigue. En ella sí que encontraremos alguna trocha, perpendicular a nuestra dirección, y que tomaremos a la derecha.

21.

21.

Tras una última pendiente, desembocamos en un llano casi sin árboles, limitado por peñas a un lado y a otro. Es el comienzo del altiplano que conforma el centro del macizo. Es imperativo ascender a alguna de las peñas de la izquierda, trepadero de unos pocos metros, para disfrutar de una de las mejores vistas de toda la sierra (e) (22):

22. Majalijar a la derecha, seguido por los cerros del Corzo y el Mirador; luego Calabozo, Buenavista, Pararrayos, antes de la Loma del Carril y la Cuerda del Madroñal, pelados por el incendio, asomados ya a las cárcavas de la Hoya de Guadix, tras la que asoma la Sierra de Baza. En el centro, el Cerro de la Mina, y a nuestros pies La Solana. Toda Sierra Nevada, hasta las cimas almerienses, hace de inmenso telón de fondo. Lástima que algún perturbado rasgara el lienzo con una feroz cuchillada de asfalto…

22. Majalijar a la derecha, seguido por los cerros del Corzo y el Mirador; luego Calabozo, Buenavista, Pararrayos, antes de la Loma del Carril y la Cuerda del Madroñal, pelados por el incendio, asomados ya a las cárcavas de la Hoya de Guadix, tras la que asoma la Sierra de Baza. En el centro, el Cerro de la Mina, y a nuestros pies La Solana. Toda Sierra Nevada, hasta las cimas almerienses, hace de inmenso telón de fondo. Lástima que algún perturbado rasgara el lienzo con una feroz cuchillada de asfalto…

23. Del otro lado, el altiplano que comienza en el Cerro del Picón, a la izquierda, y culmina en el más cercano de la derecha, punto más alto de esta sierra, del que sin embargo no encuentro nombre en ningún mapa.

23. Del otro lado, el altiplano que comienza en el Cerro del Picón, a la izquierda, y culmina en el más cercano de la derecha, punto más alto de este macizo, del que sin embargo no encuentro nombre en ningún mapa.

Nuestra ruta cruzará el llano hasta la base de dicho cerro, pasando entre éste y unas peñas bajas a su izquierda (24, 25).

24. Desde este último collado miramos hacia atrás. Se dirían los Picos de Europa, sobre estos jugosos verdes…

24. Desde este último collado miramos hacia atrás. Se dirían los Picos de Europa, sobre estos jugosos verdes…

25. Del otro lado del collado alcanzamos una clara senda que nos devuelve al camino principal (siempre el mismo…).

25. Del otro lado del collado alcanzamos una clara senda que nos devuelve al camino principal (siempre el mismo…).

Una vez en el camino, que tomamos hacia la izquierda, no hay más que seguirlo, conforme sale del llano y comienza a bajar rodeando el Cerro del Picón. Damos la espalda a Sierra Nevada para apuntar al Majalijar, dominando a la izquierda el Arroyo de Prado Negro (26).

26. Alcanzamos a divisar el Cortijo de Almuejar a media ladera y el de La Ermita en el fondo del valle. Por la derecha vemos aparecer el camino que lleva a Almuejar y luego a La Solana. Viene de una encrucijada sobre la divisoria, hasta la que nos lleva el camino que seguimos.

26. Alcanzamos a divisar el Cortijo de Almuejar a media ladera y el de La Ermita en el fondo del valle. Por la derecha vemos aparecer el camino que lleva a Almuejar y luego a La Solana. Viene de una encrucijada sobre la divisoria, hasta la que nos lleva el camino que seguimos.

Llegados a la encrucijada (f), dejamos al frente el camino de Almuejar (27), para torcer a la derecha por el que resulta ser el que tomamos a la ida al salir del Llano de la Doncella.

27. Carril hacia el Cortijo de Almuejar. Hace varias revueltas antes de llegar al mismo, y puede trocharse por  la vaguada que hemos llevado a la izquierda, y que hubiéramos cogido en su cabecera, donde nuestro camino empezaba a bajar.

27. Carril hacia el Cortijo de Almuejar. Hace varias revueltas antes de llegar al mismo, y puede trocharse por la vaguada que hemos llevado a la izquierda, y que hubiéramos cogido en su cabecera, donde nuestro camino empezaba a bajar.

Realizado el giro, tenemos ahora a la izquierda el Llano de la Doncella, y será cosa de bajar campo a través en cuanto acaban las encinas, para cruzar el arroyo y el propio llano. Entre encinas de nuevo, acabaremos saliendo a la herbosa extensión frente al Cortijo de la Doncella, y de ahí al Cortijo de las Chozas y los vehículos. Un café o una cerveza en El Jabalí acabarán de redondear el día.

Un pensamiento en “Llano de la Doncella-Collado Rojo

  1. Pingback: Revisitando a La Doncella | elcaminosigueysigue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s