Linarejos-Bierma

Caratula-Linarejos

El extremo norte de Sierra Nevada, allí donde se funde con las sierras que rodean el río Aguas Blancas, incluye desde las típicas e inacabables lomas nevadenses, de vegetación escasa, hasta los barrancos que tributan al Aguas Blancas y al Fardes, sede de una importante masa forestal con encinares, pinares de repoblación y, localmente, castaños, quejigos y hasta robles. Ya se acceda por Tocón, por la Peza o por Lugros, nos esperan infinidad de rincones, menos visitados que la fachada oeste, pero no menos atractivos. El Cerro de la Volota (1.824m), que podríamos considerar el último de Sierra Nevada, queda delimitado por dos interesantes barrancos: el de Linarejos al oeste, y el de Bierma al este, mientras que al noroeste se une al macizo de Montefría por los Llanillos del Castillejo, punto privilegiado de acceso a la zona, ya vengamos de La Peza por Marchalejo o de Tocón por los Blancares. Nuestra ruta parte de dicho punto para circunvalar la Volota, ascendiendo primero por el valle de Linarejos para, por tierras de la Remonta, pasar a Bierma y volver por la ladera norte del cerro. Toda la variedad de la zona estará a nuestro alcance.

Longitud (opción larga): 12 km.
Altitud mínima: 1470 m.
Altitud máxima: 1745 m.
Esfuerzo: medio-bajo
Intríngulis: bajo; algún punto sin sendas.

Cuándo ir
barra-cuando-LinarejosPuede hacerse todo el año. En verano desluce, aunque es bastante sombreada. En invierno el problema pueden ser los carriles de acceso, con barro o nieve. El otoño es perfecto, con los colores de castaños, quejigos nogales y robles… y sus frutos.

Cómo llegar
plano_acceso_LinarejosDesde el pantano de Quéntar tomamos la carretera de Tocón y la Peza. Pasado el acceso a Tocón, ascendemos el puerto de los Blancares y tomamos el carril que sale del mismo por la derecha, que faldea los cerros que presiden Tocón por el nordeste. Tras varios kilómetros entre encinar, llegamos a zona de pinos, más abierta. Descartamos un primer desvío a la izquierda en un alto, luego otro a la derecha antes de la fuente de Montefría, y luego otro a la izquierda en el siguiente collado; un poco más adelante queda a nuestra izquierda un mirador acondicionado con pretil de troncos; algo más de un kilómetro después, ingresamos en los llanos, donde seguimos por la derecha, dejando a la izquierda el carril que lleva a La Peza. Enseguida se desgaja por la derecha el que lleva al Cortijo de Linarejos, pero nosotros seguimos en el principal, hasta un collado entre arenales dolomíticos en el que dejamos el vehículo.

Desde La Peza tomaríamos la vetusta carretera a Graena y Purullena para abandonarla junto a un mirador por el carril que sale a la derecha, que pasa por la casa forestal de Marchalejo y acaba en los Llanos uniéndose al de los Blancares, que tomaríamos en este caso hacia la izquierda.

Descripción de la ruta
Plano-Linarejos-Bierma

El collado en el que comenzamos recibe por la izquierda una senda o cañada que cruza nuestro carril y baja a la derecha por una vaguada. Tomando esta última aterrizamos en un momento en el carril de Linarejos que hemos descartado antes al acceder con el coche. Siguiéndolo a la izquierda, y tras una revuelta, nos aboca de repente al valle de Linarejos y a la umbría del Cárcabal tras él.

1- En el momento adecuado del otoño es un disfrute para los sentidos: la poderosa alameda contrasta fuertemente con los tonos oscuros de pinos y encinas. Tras ella, en el centro, una herbosa zona despejada con nogales, cerezos y frutales del Cortijo. En su esquina superior derecha llaman la atención los amarillos que delatan los castaños que allí se abigarran. Por encima, el cerro del Cárcabal y el Alto de la Volota a la izquierda.

1- En el momento adecuado del otoño es un disfrute para los sentidos: la poderosa alameda contrasta fuertemente con los tonos oscuros de pinos y encinas. Tras ella, en el centro, una herbosa zona despejada con nogales, cerezos y frutales del Cortijo. En su esquina superior derecha llaman la atención los amarillos que delatan los castaños que allí se abigarran. Por encima, el cerro del Cárcabal y el Alto de la Volota a la izquierda.

Descendemos el carril -o una trocha que podamos descubrir a la derecha- hasta el cortijo. Aunque frecuentemente desierto, no está abandonado. Si encontramos gente, pedimos amablemente permiso para pasar y suele ser concedido de buen grado. Entre dos edificios del Cortijo bajamos hasta la alameda.

2- Aquí debajo el mundo se vuelve dorado y mágico.

2- Aquí debajo el mundo se vuelve dorado y mágico.

3- Un risueño nogal nos saluda al lado de los chopos.

3- Un risueño nogal nos saluda al lado de los chopos.

Tras la alameda, ascendemos por la zona despejada que le sigue, con querencia hacia la izquierda.

4-Prado-otoñal-con-vacas

4- Es un pequeño edén. No es raro encontrar vacas o algún caballo que dialogan con nuestros Adán y Eva.

En la esquina superior izquierda (según subimos) de esta zona despejada encontramos uno de los puntos destacados de la ruta: un enclave con castaños -jóvenes pero vigorosos- que, allá por octubre o noviembre, harán las delicias tanto del contemplador como del recogedor de castañas. O de setas.

5- Un poco hacia el interior del castañar, junto al arroyo que por allí discurre, contemplamos una sala de reunión de los elfos.

5- Un poco hacia el interior del castañar, junto al arroyo que por allí discurre, contemplamos una sala de reunión de los elfos.

Seguimos luego la linde superior del prado, hacia la derecha, siempre bajo castaños…

6- De hecho, entre castaños a un lado, escaramujos y majuelos al otro.

6- De hecho, entre castaños a un lado, escaramujos y majuelos al otro.

Hasta que, en la esquina, abandonamos el prado por trochas poco claras y en ligero ascenso. Pasando bajo un quejigo, desembocamos en un estrecho caballón rocoso, paralelo a un vallecito que le sigue. Podríamos seguir por su parte superior, que enlaza con la ladera, pero en cambio bajaremos para cruzar el barranquito y ascender, del otro lado, a unos llanos herbosos con pinos y encinas dispersos.

7- Y entre encinas y pinos, algún quejigo.

7- Y entre encinas y pinos, algún quejigo.

Desde aquí, hacia la izquierda, la subida es más cómoda que por el otro lado: primero entre encinas, luego pinos, no hay senda clara, pero el terreno es franco: hacia arriba, derivando hacia la izquierda al final, acabamos saliendo necesariamente al carril que recorre la media ladera del monte, y que tomaremos hacia la izquierda de nuevo.

8- Un poco más allá, volvemos a cruzar el barranquito, esta vez sobre el camino. Vemos una extraña construcción en el cauce: es un medidor de caudal, supongo que perteneciente a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Por encima, el barranco se adorna de espinos y zarzas, más arriba incluso arces, enriqueciendo esta tupida umbría de pinos.

8- Un poco más allá, volvemos a cruzar el barranquito, esta vez sobre el camino. Vemos una extraña construcción en el cauce: es un medidor de caudal, supongo que perteneciente a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Por encima, el barranco se adorna de espinos y zarzas, más arriba incluso arces, enriqueciendo esta tupida umbría de pinos.

Al barranco le sigue un pequeño castillejo rocoso a la derecha del camino. Dos quejigos lo escoltan, uno de ellos de gran edad y soberbio tronco; un cercado de madera improvisa (ba) un corral contra su flanco; su parte superior es un verde rellano ideal para una sabrosa parada.

9- Nuestro enclave, bendecido por los dioses de la tarde.

9- Nuestro enclave, bendecido por los dioses de la tarde.

El carril continúa, cómodo y llano, en dirección este. En el punto en el que curva decididamente a la derecha, arranca por su izquierda otro, que tomaremos para salir a un escalón despejado, un poco más abajo:

10- Entre encinas y pinos, un hermoso prado con varios nogales.

10- Entre encinas y pinos, un hermoso prado con varios nogales.

11-Nogales, majuelos y pinos silvestres.

11-Nogales, majuelos y pinos silvestres.

Recorreremos este llano hasta su extremo, paralelos al camino principal. Al fondo volveremos a encontrar algunos castaños, y siguiendo su estela, y derivando a la derecha, volveremos a subir al carril. Nuevos ejemplares de quejigos se asoman al camino, que pronto llega…

12- … a un vado de cemento sobre el Arroyo de Linarejos. Suele llevar poca agua, pero en invierno puede ser traicionero si se congela.

12- … a un vado de cemento sobre el Arroyo de Linarejos. Suele llevar poca agua, pero en invierno puede ser traicionero si se congela.

En todo caso, no cruzamos el arroyo sino que lo seguimos hacia arriba, pues su valle es relativamente cómodo y algunas trochas nos indican que es practicable. Así nos ahorramos la revuelta que hace el carril al salir al de la Remonta.

13- El vallecito es coqueto, aunque en temporada húmeda puede estar un poco embarrado.

13- El vallecito es coqueto, aunque en temporada húmeda puede estar un poco embarrado.

En todo caso, pronto el carril se acercará por nuestra izquierda, y queda a nuestra discreción el mejor momento para retomarlo. Ya en el carril, lo seguimos hacia la derecha, en muy suave ascenso, hasta llegar a la entrada de la finca de la Remonta:

14- Entrada a la Remonta. Por la derecha de la cancela, si estuviera cerrada, pueden pasar personas a pie.

14- Entrada a la Remonta. Por la derecha de la cancela, si estuviera cerrada, pueden pasar personas a pie.

Tras la cancela, el carril continúa remontando la vaguada en la que se ha convertido el Barranco de Linarejos. Al extinguirse la vaguada en el llano que le sigue, el camino se bifurca: a la derecha hacia la Cortijada de la Remonta, a la izquierda hacia Bierma, nuestra ruta. Remontamos los llanos hasta el borde de los pinos, descartando un primer carril a la izquierda (que también llega a Bierma, en todo caso).

15-Conforme ganamos altura, todo el paraje se despliega a nuestra espalda: en el centro el Cerro del Cárcabal, a la derecha el valle de Linarejos por el que hemos subido.

15-Conforme ganamos altura, todo el paraje se despliega a nuestra espalda: en el centro el Cerro del Cárcabal, a la derecha el valle de Linarejos por el que hemos subido.

Al llegar junto a los pinos, el camino gira, siguiendo la cerca, hacia la derecha y arriba, pero nosotros seguimos al frente para cruzar dicha cerca por un portillo ganadero, punto en que ya el terreno baja hacia el barranco de Bierma. Bajaremos nosotros con el carril, hacia la derecha…

16- …metidos de repente en un espeso pinar.

16- …metidos de repente en un espeso pinar.

Ya no queda sino seguir el carril, que hace luego un giro brusco a la izquierda y sigue paralelo al cauce, aunque a cierta altura. Pasaremos un par de secanos con algún castaño…

17- …seguido de una alta pinada de Pinus sylvestris…

17- …rodeados por una alta pinada de Pinus sylvestris…

18- …y poco después un haza con nogales, donde, en la estación,  podemos demorarnos buscando fortuna.

18- …y poco después un haza con nogales, donde, en la estación, podemos demorarnos buscando fortuna.

Poco después, el terreno se abre ante nosotros:

19- El Cortijo de Bierma, en medio de su prado y tierras de labor. Al fondo, la Hoya de Guadix.

19- El Cortijo de Bierma, en medio de su prado y tierras de labor. Al fondo, la Hoya de Guadix. Hoy el cortijo antiguo está en ruinas y hay un nuevo edificio, estando el terreno en explotación.

20- A la derecha nos queda el Barranco de Bierma, y tras él, las lomas que, radiando desde el Cerro de las Calaveras, nos separan del Camarate. Fantástico terreno de caza, intuyo, sabiendo de la existencia de una extensa finca cinegética del lado de Lugros.

20- A la derecha nos queda el Barranco de Bierma, y tras él, las lomas que, radiando desde el Cerro de las Calaveras, nos separan del Camarate. Fantástico terreno de caza, intuyo, sabiendo de la existencia de una extensa finca cinegética del lado de Lugros.

21-Los-maices

21- Si nos acercamos al borde del llano, aun alto sobre el río, podemos encontrarnos con esta estampa del medio oeste americano: maíces de altura, se diría.

Este es un buen sitio para comer y descansar un rato antes de proseguir. La ruta sigue luego por el carril, que seguiremos en dirección norte, rodeando el Alto de la Volota, hasta que se une con otro que discurre más bajo por el barranco.

Poco después de este punto, y tras cruzar un cortafuegos, tenemos dos opciones: una es seguir el carril que, terminando de rodear la Volota, nos deja en el vehículo sin ninguna cautela adicional. Es un recorrido cómodo y sombreado, entre pinos…

22- En el que se pasa por la Fuente de las Perdices.

22- En el que se pasa por la Fuente de las Perdices.

La otra opción, más aventurera y mucho más interesante, nos pide salir del carril por la derecha donde éste gira a la izquierda, y seguir adelante, divergiendo suavemente del principal (no hacia atrás): al principio parece una senda en condiciones, pero luego se desdibuja; hay que evitar seguir rodeando el cerro, y en cambio perder altura por un pasadizo o mínima vaguada entre encinas:

23- Con fe, podemos advertir algo de trasiego en el terreno. En todo caso, es más claro que la selva amazónica…

23- Con fe, podemos advertir algo de trasiego en el terreno. En todo caso, es más claro que la selva amazónica…

Lo importante es salir, al cabo de un centenar de metros,  a un rellano o collado de la ladera, que precede a un cerrete de poca altura. Aquí reaparece algo de senda, que seguimos hacia la izquierda, hasta una cerca ganadera, que cruzamos iniciando el breve descenso del collado. En la bajada, la senda se define un poco más.

24- Y pronto empezamos a apreciar la gracia del desvío: empiezan a aparecer robles (Quercus pyrenaica) a los lados del camino. Así salpicados, sin llegar a formar un bosque puro, llegan hacia abajo hasta el que se llama precisamente Cortijo del Robledal (la toponimia no engaña… a veces).

24- Y pronto empezamos a apreciar la gracia del desvío: empiezan a aparecer robles (Quercus pyrenaica) a los lados del camino. Así salpicados, sin llegar a formar un bosque puro, llegan hacia abajo hasta el que se llama precisamente Cortijo del Robledal (la toponimia no engaña… a veces).

25- El embalse Francisco Abellán por una ventana entre robles. Aunque las cimas de la zona son calizas del manto del Zujerio (Alpujárride), toda una banda que incluye buena parte de Padules, los llanos de la Remonta y la margen izquierda del Barranco de Bierma pertenecen al manto del Mulhacén (Nevado-filábride), que presenta micaesquistos y gneises, rocas ácidas que permiten el desarrollo del melojo. También la altitud (unos 1470m.) y la situación en umbría

25- El embalse Francisco Abellán por una ventana entre robles. Aunque las cimas de la zona son calizas del manto del Zujerio (Alpujárride), toda una banda que incluye buena parte de Padules, los llanos de la Remonta y la margen izquierda del Barranco de Bierma pertenecen al manto del Mulhacén (Nevado-filábride), que presenta micaesquistos y gneises, rocas ácidas que permiten el desarrollo del melojo. También la altitud (unos 1470m.) y la situación en umbría son consistentes con la ubicación de otros melojares nevadenses.

Aquí hay que andar atentos: la senda nos lleva al borde de un primer secano (que puede ser prado en la estación adecuada). Lo recorreremos sin perder altura, por su borde superior, hasta que acaba en un muro de encinas. Aquí bajaremos un poco hacia la derecha para descubrir una abertura en el muro vegetal, tras el cual vuelve a afirmarse la senda. Por ella, y en bajada, accedemos al extremo superior de otro secano estrecho que se prolonga hacia abajo, paralelo a un arroyito oculto en el encinar.

26- El arroyito. Lo remontaremos unos metros, hasta una rústica balsa que almacena la poca agua de la vaguada. A la derecha tendremos una nueva cerca, cuyo mal estado nos permitirá cruzarla a la altura de la balsilla.

26- El arroyito. Lo remontaremos unos metros, hasta una rústica balsa que almacena la poca agua de la vaguada. A la derecha tendremos una nueva cerca, cuyo mal estado nos permitirá cruzarla a la altura de la balsilla.

Cambiaremos entonces las encinas por pinos, entre los que caminamos saliendo de la vaguada y rodeando una loma sin subir demasiado. Ya no hay senda que valga.

27- Caminando por el pinar, sin subir ni bajar.

27- Caminando por el pinar, sin subir ni bajar.

No se acaba ahí la historia, porque a continuación se cruza en nuestro camino otro barranco, breve pero empinado, que tendremos que cruzar más bien hacia arriba que hacia abajo. Superado este último obstáculo, sólo quedará seguir rodeando la ladera sin-subir-ni-bajar-pero-más-bien-bajando, hasta el carril que viene de la Peza por Marchalejo.

28- Al que debemos arribar en una cerrada curva.

28- Al que debemos arribar en una cerrada curva, en un rellano del monte.

Tomándolo hacia la izquierda, nos devolverá a nuestro punto de partida…

29- Regalándonos ocasionalmente amplias perspectivas de los montes de la Peza y la Hoya de Guadix.

29- Regalándonos ocasionalmente amplias perspectivas de los montes de la Peza y la Hoya de Guadix.

El final tiene un poco de truco: el carril que seguimos se une al que viene de Los Blancares en los Llanos del Castillejo, que nos quedan a la derecha y más lejos que el coche. Para evitarnos una revuelta innecesaria hay que atajar en la curva donde el carril cruza el aquí incipiente barranco del Espique, y seguir al frente por una cañada, que resulta ser la que nos entraba en el Punto A por la izquierda. Y al Punto A nos devuelve, concluyendo un recorrido de lo más variado.

7 pensamientos en “Linarejos-Bierma

  1. José Costalero

    El cortijo de la Remonta es propiedad de Avila Rojas. En las puertas aparecen las letras “A” y “R”. La “A” la arrancaron unos tipos a los que el constructor debía un dinero.

    Responder
    1. msalvatierra2012 Autor de la entrada

      Hola José, gracias por la aportación. Desconocía esa circunstancia, aunque no me sorprende. La mitad de esta tierra de nuestros dolores está en manos de esa “nomenklatura” de familias de toda la vida. Como el Camarate, por ejemplo, que era de Sola (ex-alcalde) y López-Piri (Puleva). Luego llegaron los árabes (Cortijo de la Ermita y Solana del Cucadero) y después vendrán los chinos a repartirse nuestras piedras…

      Un saludo.

      Responder
      1. José Costalero

        Hay otra excursión muy bonita que suelen hacer los ciclistas. Arranca en puerto de los blancares, pasa por la Fuente Alta de la Montefría, sigue adelante sin coger un carril muy empinado que baja hasta La Peza, y llegas a otra fuente a mano derecha, está entre pinos y prácticamente seca y se llama fuente de la Majada de las Vacas, solamente queda una pequeña alberca cuadrada que se ve desde la carretera. Sigues adelante y llegas a un cruce de 4 caminos: Derecha baja a Linarejos y ahí finaliza, frente lleva a dos cortijos, y el izquierdo que baja para La Peza. Cogiendo el de enfrente, el recto, llegas al cruce de Cortijo de la Dehesa de los Llanos…. y el otro de la izquierda lleva a fuente de las perdices, Crevinza y Lugros. çVolviendo a lo anterior, el de la remonta subes hacía arriba y te olvidas de Bierma, te lleva a una pequeña balsa especie de laguna (“Balsa Terriza”), ascendiendo más y más y más te llevará hasta la valla del cortijo del Maguillo a mano izquierda, subiendo un poco más te lleva al Alto de las Catifas. Una telametálica separa la remonta con la finca dehesa de las hoyas. comienzas ya bajando y llegas a “prao seco”, siguiendo unas filas de alambre de espino, llegas hasta la esquina, en donde eliges: a derecha: lavaderos de la reina, o bien coges a izquierda y te dejas caer para los horcajos del Camarate, luego Camarate, y luego Lugros. Tras Lugros a 4 km está cortijo de Narváez, y tras él la rambla de La Cortina y La Peza.
        Si por el contrario tomaste el desvio que te lleva a la fuente de las perdices y Bierma, al pasar la fuente de las perdices ves la valla del cortijo del Robledal (pareja a la carretera), y tras el la valla del Cortijo del Avellano (de un constructor de las Gabias). A continuación hay un desvío que sube a cortijo de Bierma, pues coges el de abajo junto a un gran pino y con una señal puesta, osea el qeu va llano, y en 3 km tras cruzar el barranco te lleva al cortijo de Crevinza, un pequeño cortijo abandonado que parece un nido de águila por las vistas que tiene, tras ese cortijo bajando ya, está Lugros a 4 km. No olvidar que al cruzar el barranco de Bierma y entrar en el término municipal de Lugros, el camino se abre en 2: el que baja te lleva a lugros directamente, el otro que sube, te pasa por Crevinza y luego te baja para Lugros. Solamente por ver el cortijo de Crevinza vale la pena hacerlo.
        Un saludo y buen camino.

  2. msalvatierra2012 Autor de la entrada

    ¡Pero eso son varias excursiones!. Si tienes un track igual podemos hacerle un planillo a la gente, que son muchos cruces. Yo he llegado andando por el carril que va por debajo del Cortijo de Bierma hasta el barranco, pero me pareció que acababa en una valla en un sitio espeso y no le vi buena continuación, así que tengo el Cortijo Crevinza como una de mis tareas pendientes. Tú me vas a animar a seguir explorando la loma que empieza ahí. Pero una pregunta: bajando de Crevinza hacia Lugros, ¿No llegas a meterte en ningún momento en la finca cinegética que ocupa la parte baja de la loma (la de las cabras de piedra que se ve desde el camino del Camarate)? Siempre he pensado que la mitad de esa loma iba a estar vedada. Ya me cuentas.
    Y gracias por la extensa aportación. Un saludo.

    Responder
  3. José Costalero

    Entrando por el camino que lleva a Lugros, una vez pasas la fuente de las perdices, ves un cartel pequeño en el pino que está en el cruce y además una señal de madera con una flecha negra en fondo blanco. A eso de unos 2 km o quizá menos ya vas viendo el carril en la umbría de Lugros. Cuando llegas a la siguiente señal en forma de estaca de madera con igual flecha negra sobre fondo blanco, dejas el carril y empiezas la bajada por una vereda (apta para bicis y motos); no hay ninguna valla ni nada y en 100 metros llegas al cauce del barranco. Se cruza bastante bien, y ya entras en término municipal de Lugros por una puerta que dice “Ciclista cierra la puerta. Lugros 7km Camarate 17 km”. recién entrado está el primer desvío hacia abajo: Lugros a 7km. y el desvío hacia arriba que lleva a Cortijo de Crevinza como en 3 km aproximadamente para luego ir bajando ya y encontrarse con la desembocadura del priemr desvío que dejamos recién entrados en la umbría de Lugros que prescindía de subir a Creviza y luego bajar. O sea, los dos caminos van a Lugros, pero uno pasa por Crevinza y otro es directo.
    Toda esa umbría es propiedad privada, pero se permite el paso salvo que sea una de las dos veces al año que hay cacería de jabalíes. Ese día Seprona pone carteles prohibiéndolo y es a finales de noviembre. La finca se llama Las Rozas, y la explota en plan de arrendamiento un vaquero de Lugros llamado José “El Barbilla”, un tipo joven que no da problemas salvo que dejéis puertas abiertas. Los otros que la explotan en plan cacería, tampoco son los dueños sino que alquilan la finca durante el año para eso, El dueño yo creo que no sabe ni por donde cae su cortijo.como ocurre con el cortijo de la Remonta en plan ganadería y en plan cacería mientras su dueño Avila Rojas, dudo qeu sepa por donde cae su cortijo.
    El otro cortijo de las dos cabras de piedra es “el Maguillo”, y ese no deja entrada ya que tiene venados y demás animales sueltos, y dos guardas, pero por ese no se pasa ya que vosotros bajáis dirección Lugros, no subis dirección Camarate desde Lugros.
    Aproximadamente: Blancares-Fuente de las perdices: 14 km; Fuente de las perdices- Crevinza: 5 km; Crevinza-Lugros: 6km. Lugros-La Peza: 8km (por Cortijo de Narváez y cortijo de la Cortina). La Peza-Blancares. 9 km.
    Un saludo.

    Responder
    1. msalvatierra2012 Autor de la entrada

      Fenomenal, José. Eres un Pro, como diría mi niña. Gracias por tu concienzuda y sabia aportación. No dejaré de seguir tus indicaciones. Un saludo.

      Responder
  4. Pingback: De Bierma a Crevinza | elcaminosigueysigue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s