Archivo de la categoría: Sierra de Huétor Santillán

Linarejos-Volota

12 Octubre 2019

Volvemos a las sierras de La Peza para ascender a los Altos de la Volota, que ya llevaban en pendientes demasiado tiempo. Lo haremos desde el Cortijo de Linarejos, lugar mágico en otoño (aunque este viene un poco atrasado, como se verá). Repito en esta entrada la mitad de la ruta que viene explicada con detalle aquí; pero desde los Llanos de la Remonta, en lugar de rodear la Volota como en aquella ocasión, subiremos derecho a la cima y bajaremos por su lomo despejado hasta enlazar de nuevo con el carril, ya cerca del final de la ruta.

Sigue leyendo

Blancares-Linarejos-Cerro de la Venta

22 Septiembre 2019

Para inaugurar el otoño que recién comienza, me se mete en la cabeza volver al barranco y cortijo de Linarejos, que ya describí en esta ruta, para ver si las lluvias pasadas han aportado algo bueno en términos de verdes y amarillos. Pero, deseando andar mucho y subir poco, pensamos en hacerlo a pie desde el Puerto de los Blancares, paso clave entre Tocón y la Peza, y de paso pergeñar una circular a todo el macizo de Inquisidores-Peña Bermeja-Montefría, que desde el Llano del Castillejo nos lleve al Cortijo del Fraile sin subir ni bajar, lo que encuentro interesante y me ronda desde hace tiempo. Si encima le ponemos la guinda del Cerro de la Venta, que tengo en pendientes, pues mucho mejor.

Sigue leyendo

Cañón del Fardes

30 Septiembre 2018

Fiel a la querencia por los barrancos, cumplimos visita a uno que quedó pendiente tras la entretenida -y truculenta- ruta de los Arces de Montpellier del otoño pasado. Llegando al vehículo, se nos habían quedado prendidas en la mirada las hechuras del recién nacido Río Fardes, justo después de las confluencias de los arroyos de Las Perdices, Majalijar y Revocillos. Apuntaba desde arriba un cañón pinturero, junto al que habremos pasado infinidad de veces -siempre por carretera- sin llegar a hollarlo. Pues era el momento…

Sigue leyendo

Carbonales-Sarguillas-Pararrayos

21 Abril 2018

Salgo en compañía de Bruno para hacer lo que acaba convirtiéndose en una montaña rusa: mi idea era llegarme al cortijo de Carbonales, en la parte de la Sierra de Huétor que queda al Este de la A-92, y explorar la umbría de la cuerda del Sabinal-Las Sarguillas; pero caminos propicios me llevaron a coronar las tres sierras que, paralelas entre sí, dominan la zona: cerro de Carboneras-La Mina, Cuerda de las Sarguillas y, de postre inesperado, el Cerro del Pararrayos, una de las grandes alturas del Parque Natural. Os cuento.

Sigue leyendo

Alacranes-Perdiñel

11 febrero 2018

Tras las últimas aproximaciones a los pinares de los Alacranes desde el Aguas Blancas y desde el Barranco del Tintín, acabo haciendo una ruta comme il faut por la zona, culminando en el Cerro Perdiñel, a modo de compendio de todo lo descubierto en esta hermosa y poco transitada zona al este del pantano de Quéntar. Un entretenido subeybaja por cuatro valles y tres cerros, con la nieve como feliz acompañante.

Sigue leyendo

Del Tintín al Payoyo

3 Febrero 2018

Por fin los astros se alinearon para realizar una ruta que tenía en mente desde hace unos meses: salir desde el Barranco del Tintín, al este del pantano de Quéntar, para cruzar el Arroyo Padules y visitar el Barranco de Prado Payoyo y los Cortijos de la Cueva (Alto y Bajo), en la solana del Cerro de los Alacranes. No fue completa, porque la falta de tiempo nos impidió llegar al Cortijo de los Alacranes, pero a cambio tuvimos el día perfecto, con la nieve justa en las umbrías como para matar el gusanillo, y un sol radiante que compensó la temperatura fresca, resultando ideal para andar…

Sigue leyendo

Aguas blancas, pinos negros

13 Enero 2018

Cuando se recorre la carretera que une Quéntar con Tocón y La Peza, tras rodear el pantano de Quéntar se emboca el valle del río Aguas Blancas, que en este punto es estrecho y bastante escarpado. Los montes a la izquierda de la carretera se quemaron en el pavoroso incendio de 1993, y se recuperan con lentitud de aquel desastre. En cambio, la margen derecha sufrió menos el fuego y conserva buena parte de los pinares de antaño, conocidos como Pinares de los Alacranes. Desde abajo, el terreno tiene pinta de bravío y difícil de transitar, pero cuando hay voluntad, nada es imposible…

Sigue leyendo

Una de arces (… de Montpellier en la Sierra de Huétor)

7 Octubre 2017

El Arce de Montpellier (Acer monspessulanum) es un arbolillo de porte pequeño a mediano perteneciente al género Acer, como sus mayores, el Arce Real o el Sicómoro, y bastante cercano a sus primos, el Arce campestre y el granatense, tesoro de nuestros bosques. Su nombre deriva de que Linneo lo conocería seguramente en los bosques cercanos a la ciudad francesa, pero podría perfectamente llamarse “Arce mediterráneo”, ya que esa es su área de distribución natural. En invierno, primavera y verano pasa desapercibido, humilde habitante de umbrías, barrancos y roquedos calizos, donde se camufla entre las encinas, pero ¡ay, amigo! en otoño el patito feo se revela como portador de un luminoso fuego, ora amarillo, ora de un rojo intenso, que lo destacan entre sus acompañantes perennifolios…

Sigue leyendo

Barranco de las Víboras

7 Octubre 2017

El Puerto de la Mora queda cerrado al Oeste por un conjunto de cerros que vienen a constituir el centro geográfico del Parque Natural de la Sierra de Huétor Santillán: Cerro de los Pollos, de las Víboras y Alto del Mirador y Tajos del Buitre al Sur, con la alargada cresta de La Mora al Norte. Entre todos ellos discurre una depresión o llano elevado, la Majada del Arroyo, de la que se desgajan el Barranco de la Mora -con su fuente- al Este, y el Polvorite, cuya fuente aporta las primeras aguas del Darro, hacia el Oeste. Dicho arroyo del Polvorite ha venido a prestar su nombre a toda esa umbría, y por sus faldas transita el sendero señalizado de la Cañada del Sereno, que no llega a remontar entero el arroyo, pues gira al Oeste y hacia abajo desde las faldas del Cerro del Muerto para continuar por un carril en el fondo del valle. Dicho carril, de tomarlo hacia la derecha, pasa bajo el Collado del Cigarrón y luego trepa hasta la Majada, con desvío hacia La Mora. Ese es el acceso más usado para llegar a estos parajes, aunque supone un rodeo importante. Existe, sin embargo, un acceso directo desde el sur, que puede abreviarnos la subida a los cerros, o constituir una conveniente ruta de vuelta a la zona de los Peñoncillos. Esta entrada describe dicha alternativa.

Sigue leyendo

Una de chopos

caratula-chopos

23 Octubre 2016

Decíamos ayer… que primero los fresnos, luego los chopos. Pues aquí está la prueba. No hay arboleda más vistosa en esta época que la serpiente amarilla que acompaña al Arroyo de Prado Negro en prácticamente todo su recorrido, desde el Molinillo hasta el caserío de Prado Negro. Me temo que eso ya se lo sabe mucha gente, a juzgar por el río de excursionistas que, a contracorriente del de agua, remonta el camino. Menos mal que, como suele ocurrir, basta con salirse un poquito del mismo para encontrar cierta buscada intimidad con la naturaleza.

Sigue leyendo