Archivo de la categoría: Irlanda-Ireland

Wicklow Mountains: Devil’s Glenn

Caratula-Devils-Glenn

19 Marzo 2015

Como el calor no cesa y salimos poco, aprovecho para retomar la serie irlandesa, de la que quedan aun algunas perlas. Hoy es el turno del Valle del Diablo, Devil’s Glen en el original, valle no tan lóbrego como el nombre podría sugerir, aunque sí umbrío y propicio para leprechauns y seres así.

Sigue leyendo

Wicklow Mountains: Avondale

Caratula-Avondale

18 Marzo 2015

Lo cierto es que el Avondale House and Forest Park no está, técnicamente hablando, en las Wicklow Mountains, ya que ocupa un lugar en el valle del Río Avonmore, al sur de la localidad de Rathdrum (ver el punto en Google Maps). Pero está lo bastante cerca como para considerarlo dentro del mismo paquete. Es un parque alrededor de la casa edificada por James Wyatt en 1777, lugar de nacimiento del político irlandés Charles Stewart Parnell. La casa puede visitarse, pero a nosotros nos interesa el parque, including the tallest collection of Trees in Ireland, como reza la publicidad del lugar…

Sigue leyendo

Wicklow Mountains: Cloghoge River (entre el Tay y el Dan)

Caratula-Cloghoge

17 Marzo 2015

Cuando uno toma la carretera R759 hacia Sally’s Gap, el puerto desde el que se desciende hacia Dublín, hay un punto en el que te asomas al hermoso valle del río Cloghoge. Aquí tenéis el recorrido en Google Maps). Dos lagos marcan ese tramo de su recorrido: el Lago Tay, redondo y más pequeño y, aguas abajo, el alargado y majestuoso Lago Dan. Entre ellos discurre el Cloghoge trazando meandros caprichosos entre amplias praderas y rotundos bosques; abetos, alerces, pinos silvestres y hayas se reparten la parte baja del valle, en tanto el brezo y el helecho monopolizan las alturas.

Sigue leyendo

Wicklow Mountains (Irlanda). Glendalough

Caratula-Irlanda

13-22 Marzo 2015

Ocurrió que me encontré en Irlanda, no diré sin comerlo ni beberlo, porque lo comí y lo bebí amorosamente atendido por hermano y cuñada, que me trataron a cuerpo de rey y me sacaron a pasear tanto como pude desear. Vivían ellos en Wicklow, a la vista de las montañas del mismo nombre, una de las zonas altas más extensas de Irlanda. Digo “zonas altas” porque allí se conforman con llamar montañas a colinas de no más de 1.000 metros. En relieves, cualquier sierrecilla bética les da varias vueltas, pero hay un par de detalles que inclinan la balanza…

En primer lugar, debido a la diferencia de latitud, lo que encuentras en Irlanda a esas alturas es lo que aquí puedes ver si subes a los 2.500 m. de altitud en Sierra Nevada: un paisaje glaciar con valles en “U”, profundos lagos, sinuosos y caudalosos ríos, fabulosos bosques en las partes bajas y arquetípicos páramos en las desoladas zonas altas, donde el brezo y el helecho marcan con abruptos cambios de color el paso de las estaciones.

Y luego, esos bosques… Uno no comprende lo que es un árbol en su salsa, un roble, un haya, un abeto, una pícea, un alerce… hasta que no has visto aquéllos. Llueve mucho, está nublado buena parte del tiempo, claro, pero es que si no, ¿de qué iban a beber esos colosos para desarrollarse como lo hacen? Los vais a ver. Buen provecho.

Sigue leyendo