Primavera en el Río Turón

25 Marzo 2017

El último fin de semana de marzo aprovechamos el regalo de una noche gratis de alojamiento para ampliar nuestro campo de operaciones. El dedo en el mapa vino a caer en… veamos, por ejemplo… El Burgo (Málaga)! Y no fue del todo casualidad que este precioso pueblo se encontrara en los límites de la afamada Sierra de las Nieves, ya que su atractivo vino a influir decididamente en nuestra elección. Se trata de uno de los tres enclaves ibéricos (¡y casi mundiales!) donde puede contemplarse el único representante meridional del género Abies: el pinsapo. Y si a esto uníamos el esplendor de una primavera adelantada, tanto mejor.

Dejando para el domingo el plato fuerte del Torrecila, dedicamos el sábado a empaparnos de tipismo en Ardales, de historia en Bobastro, y a calentar las piernas con un agradable paseo por el río Turón.

El Turón nace en el sector Oeste de la Sierra de las Nieves, a la que rodea por el Norte para pasar por El Burgo y, a través de un hermosísimo valle, dar sus aguas a los pantanos del Guadalhorce, pasado Ardales. Dejando para otro momento el archifamoso Caminito del Rey, vinimos a remontar el río, primero en coche y luego andando, en lo que fue una preciosa inmersión en la primavera de esta tierra bendecida.

Y como muestra, un botón. El valle del río, poco más arriba de Ardales, se viste con todos los colores de la primavera. Las nubes velan la sierra que le da origen, pero permiten que unos traviesos rayos de sol realcen aquí sus bellezas…

Otro botón, hecho de sauces, fresnos y eucaliptos.

Más cerca de El Burgo, toma protagonismo Sierra Cabrilla, por delante de Sierra Prieta, antesala de nuestro objetivo.

Llegados a El Burgo, y alojados en su muy destacable Casa Grande, nos queda tiempo por la tarde para seguir el curso del río ya dentro de la Sierra, por el camino del Dique:

O de los Diques, habría que decir, pues son unos cuantos los que jalonan el recorrido, recuerdo probablemente de aquellos tiempos en que estos vigorosos cursos sin regular asolaban los valles con temibles avenidas. Tanto aquí como en muchos puntos de Sierra Nevada, la impagable labor de corrección de cursos y repoblación forestal que se llevó a cabo en la primera mitad del siglo XX, sentó las bases de una prosperidad y seguridad que hoy damos por supuestas.

La primavera alcanza poco a poco al bosque de ribera…

… que el camino bordea sin alejarse demasiado del agua, en un suave y agradable ascenso.

Mil y un verdes río arriba, con el Carramolo del Queso (Sierra Hidalga) al fondo del valle. Hay que hacerse idea de que ese pintoresco cerro de aun más pintoresco nombre está a mitad de camino entre El Burgo y Ronda, y que desde esta ciudad puede verse (aunque por su lado contrario).

Por momentos la primavera nos estalla en la cara…

Claroscuros en torno a la Casa de los Molinos.

A la altura del segundo dique, los gamones se hacen dueños del paisaje.

El Cortijo de Hierbabuena, a la altura del dique del mismo nombre, nos hace señas con su encalada pared. No habrá más remedio que llegarse, aunque las sombras comienzan a alargarse más de la cuenta…

Dique de Hierbabuena, y a la derecha su conocido -y señalizado- aprisco. Hasta aquí hemos llegado.

No hay tiempo para más, pues hay que volver y mañana nos esperan más altos destinos. Al menos, nos hemos ganado el derecho a una reconfortante cena y un sueño reparador. Hasta mañana.

Anuncios

Un pensamiento en “Primavera en el Río Turón

  1. Pingback: De Pinsapos y quejigos (Torrecilla por el Saucillo) | elcaminosigueysigue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s