De Reguelos a Covaterrizas

Caratula-Hoya-Covaterrizas

13 Diciembre 2015

Revisitamos hoy una zona de la Sierra Sur de Jaén que conocemos ya, pero a la que incorporamos alguna variante de interés. Saldremos del precioso paraje de los Cortijos de Reguelos (o Riguelos) y volveremos a ascender hasta la Hoya donde se encuentra el Cortijo de la Zarzuela, pero esta vez por el camino que recorre la divisoria entre el Arroyo de los Cierzos y el de Puerta Alta. Completaremos con el Llano y Cortijo de Covaterrizas y volveremos por el Este, hasta Cerezo Gordo, en lugar de por el Oeste y Saltadero Bajo, como en aquella ocasión. Es un buen recorrido de introducción a la Sierra, bastante suave y para todos los públicos, que es lo que la jornada y el personal podían desear…

Ya que habíamos descubierto el acceso por la Hoya del Salobral, volvemos a usarlo para llegar a Reguelos, a la mitad del carril entre el Portillo del Espinal y Cerezo Gordo. Hay que andar atentos al Cortijo, que está muy cerca del carril, pero encaramado a una herbosa loma a un lado del mismo. Un carril pedregoso y empinado arranca desde el principal hasta el cortijo, para luego seguir hacia arriba por la divisoria en dirección a la Hoya.

Justo pasado el cortijo, y sobre la cresta entre dos valles, disfrutamos de la vista del Arroyo de los Cierzos, con los quejigos en sazón sobre un suelo verdeante a pesar de la sequía que nos consume.

Justo pasado el cortijo, y sobre la cresta entre dos valles, disfrutamos de la vista del Arroyo de los Cierzos, con los quejigos en sazón sobre un suelo verdeante a pesar de la sequía que nos consume.

En la ocasión anterior hicimos el ascenso por el fondo de ese mismo Arroyo de los Cierzos y el Cortijo del mismo nombre, recorrido que guarda algunas trampas (de alambre de espinos). En esta ocasión nos mantendremos en el carril, que es más cómodo aunque tiene alguna cuesta un poco más pronunciada…

… y también mejores vistas. Aquí Saltadero Bajo -por donde volvimos entonces- y que hoy nos contentamos con otear en la distancia.

… y también mejores vistas. Aquí Saltadero Bajo -por donde volvimos entonces y que hoy nos contentamos con otear en la distancia-.

Los quejigos están en su punto, aunque seguramente menos intensos de color que en un otoño lluvioso.

Los quejigos están en su punto, aunque seguramente menos intensos de color que en un otoño lluvioso.

Aquí ya vamos intuyendo la hoya del Cortijo de la Zarzuela, que empieza al frente y hacia la derecha.

Aquí ya vamos intuyendo la hoya del Cortijo de la Zarzuela, que empieza al frente y hacia la derecha.

Llegamos a la Hoya sin novedad, y saludamos a una tímida mastín que no consiente en acercársenos a menos de una prudencial distancia, y a un par de pavos reales que se pavonean (como es lógico) por los tejados del Cortijo de la Hoya.

Qué se puede decir de este paraje: un hermoso poljé que llega a encharcarse en épocas lluviosas, lo que no es el caso, y desagua apenas por el Arroyo de los Cierzos.

Qué se puede decir de este paraje: un hermoso poljé que llega a encharcarse en épocas lluviosas, lo que no es el caso, y desagua apenas por el Arroyo de los Cierzos, que viene a iniciarse en los árboles del centro de la foto.

Dos portillos más arriba, dejamos a la derecha el Cortijo de la Zarzuela y comenzamos a ascender por el suave vallecito que apunta a Jarra Almas y Covaterrizas…

A mitad de ascenso, un típico "quejigo-seta" (de grueso tronco y breve copa) nos recuerda el uso carbonero de estos ejemplares.

A mitad de ascenso, un típico “quejigo-seta” (de grueso tronco y breve copa) nos recuerda el antiguo uso carbonero de estos ejemplares.

El fondo del valle viene ocupado por una vía que por sus hechuras Kiko considera calzada romana. Sin atreverme a tanto, sí que parece un dignísimo -y antiquísimo- camino de bestias (mejorando lo presente):

El camino ocupa el fondo del valle, medio mimetizado con el paisaje, pero alguna descarnadura revela una potente estructura de piedras por debajo.

El camino ocupa el fondo del valle, medio mimetizado con el paisaje, pero alguna descarnadura revela una potente estructura de piedras por debajo. Apunta justo al Cortijo de Jarra-Almas, pero antes de llegar se desvía a la derecha para acceder a Covaterrizas.

Nosotros vamos a seguir rectos, abandonando el camino, que aquí vemos, a nuestra espalda, donde hace el giro.

Nosotros vamos a seguir rectos, abandonando el camino, que aquí vemos, a nuestra espalda, donde hace el giro.

En esa dirección nos topamos con una cerca de alambre, que nos apañamos para cruzar sin demasiado sufrimiento. Enseguida ganamos la explanada donde se alza lo que queda del Cortijo de Jarra-Almas, parapetado tras un grupo de encinas y quejigos. Tras él, el terreno se desploma súbitamente hacia un tributario del Arroyo de Despeñaburros, por lo que acabaremos girando a la derecha para buscar, casi a la misma cota, el Cortijo de Covaterrizas.

Pero antes, en el mismo collado, hay tiempo para abrazar un árbol y sentir el pulso de la energía que lo conecta con la tierra.

Pero antes, en el mismo collado, hay tiempo para abrazar un árbol y sentir el pulso de la energía que lo conecta con la tierra.

Como el día está incierto y tememos que empeore, aprovechamos para hacer una primera foto oficial, por si acaso.

Como el día está incierto y tememos que empeore, aprovechamos para hacer una primera foto oficial, por si acaso.

Y luego nos llegamos a Covaterrizas, para flipar con su majestuosa encina:

Esta se llevará también su abrazo, aunque en esta ocasión tendremos que ser cinco o seis para rodearla.

Esta se llevará también su abrazo, aunque en esta ocasión tendremos que ser cinco o seis para rodearla.

Aquí hacemos por comer un poco, aunque el fresco nos impide solazarnos en la tarea. De pie y sin siesta reponemos las fuerzas justas para cruzar valla y llano en dirección a uno de los famosos quejigos de Covaterrizas:

Este que aquí vemos. Desde aquí rivaliza con el más famoso Quejigo del Amo, que visitamos hace poco.

Este que aquí vemos. Desde aquí rivaliza en grosor con el más famoso Quejigo del Amo, que visitamos hace poco.

… aunque tiene truco: desde un lateral el tronco se revela como una afilada proa de barco, levantando olas de hierba…

… aunque tiene truco: desde un lateral el tronco se revela como una afilada proa de barco, levantando olas de hierba…

Más que merecedor, en todo caso, de una foto oficial "comme il faut".

Más que merecedor, en todo caso, de una foto oficial “comme il faut”. Estamos todo el grupo sentados sobre la raíz del gigante.

Dejaremos sin visitar el otro, más desarrollado, que queda como a 300m de aquí, a la caida de la loma al frente y a la derecha. Hay que empezar a volver. Tenía yo pensado hacerlo por la Hoya, pero nos dejamos seducir por la zona ondulada y abierta que hay a la derecha del camino (digamos que girando 90º en lugar de los 180º que supondría volver sobre nuestros pasos).

Este es el terreno, con el Paredón al fondo. Es una sucesión de lomas y vallecitos que se inclinan hacia Cañada Padilla, y que atravesaremos manteniéndonos cerca de la cresta, para no subeybajar demasiado.

Este es el terreno, con el Paredón al fondo. Es una sucesión de lomas y vallecitos que se inclinan hacia Cañada Padilla, y que atravesaremos manteniéndonos cerca de la cresta, para no subeybajar demasiado.

Las cabeceras de los vallecitos configuran un sugerente paisaje de dehesa, lástima que algo agrisado por el día gris.

Las cabeceras de los vallecitos configuran un sugerente paisaje de dehesa, lástima que algo agrisado por el día gris.

Paisaje de dehesa. Sólo faltan los marranos ibéricos, sustituidos en la zona por ovejas y cabras.

Paisaje de dehesa. Sólo faltan los marranos ibéricos, sustituidos en la zona por ovejas y cabras.

Las lomas tienen un ritmo ondulado muy característico. Por comparación con relieves más puramente calizos, este de margocalizas se erosiona más dulcemente…

Las lomas tienen un ritmo ondulado muy característico. Por comparación con relieves más puramente calizos, este de margocalizas se erosiona más dulcemente…

Las sendas que nos guían vuelven a orientarse a la derecha, rodeando un altozano, para volver a salir al llano de Covaterrizas, pero más hacia el sur.

Aquí hemos vuelto al llano. Si siguiéramos al frente acabaríamos cayendo a la Hoya, pero ya que estamos en una zona elevada, giraremos a la izquierda para mantenernos en la divisoria y volver por la misma.

Aquí hemos vuelto al llano. Si siguiéramos al frente acabaríamos cayendo a la Hoya, pero ya que estamos en una zona elevada, giraremos a la izquierda para mantenernos en la divisoria y volver por la misma. Es la que cierra la Hoya por el Este, y nos va a dar más amplitud de vistas y también un tanto más de pedruscos.

Eso supone seguir subiendo un poco, pero es realmente poco, y además el terreno verdeante nos lo hace muy placentero.

Eso supone seguir subiendo un poco, pero es realmente poco, y además el terreno verdeante nos lo hace muy placentero.

Superado un primer altozano contemplamos, por encima de encinas y quejigos, el otro lado de la Hoya, faldas que son del Cerro Semilla y la Boleta.

Superado un primer altozano contemplamos, por encima de encinas y quejigos, el otro lado de la Hoya, faldas que son del Cerro Semilla y la Boleta. Como puede verse en primer plano, lo de los pedruscos no era broma. Cuidado con los “tubillos”.

Con la precaución necesaria, en todo caso, el progreso es aceptablemente plácido.

Con la precaución necesaria, en todo caso, el progreso es aceptablemente plácido. Una cerca tendremos que pasar, para lo que hay que buscar uno de esos somieres reconvertidos en portillos que aprovecha dos árboles como jambas.

Esta es la valla, ya sobrepasada, y entre las encinas de la izquierda está el portillo.

Esta es la valla, ya sobrepasada, y entre las encinas de la izquierda está el portillo.

En determinado momento las sendas se asoman a la vertiente de la izquierda, mirando hacia el Cerrillo de la Cima y Cerezo Gordo:

Esta vaguada nos conduciría allí. Al fondo, el valle del Río Engarbo; a la derecha el Cerro de la Maleza. En primer plano, un árbol se ha inclinado hacia el suelo y se le ve el culo.

Esta vaguada nos conduciría allí. Al fondo, el valle del Río Engarbo; a la derecha el Cerro de la Maleza. En primer plano, un árbol se ha inclinado hacia el suelo y se le ve el culo.

Lo que ocurre es que pretendo llegar a una fuente, más a la derecha, situada justo al pie del final del brazo de la Hoya que llevamos de ese lado. De modo que volveremos a la divisoria y tenderemos, más bien, a dejarnos caer hacia la derecha.

Eso nos hace atravesar alguna zona arbolada, poblada de encinas de poco desarrollo.

Eso nos hace atravesar alguna zona arbolada, poblada de encinas de poco desarrollo.

Asomados al lado de la Hoya, un rayo de sol visita la cresta del lado contrario. La hondonada se encuentra, invisible, entre las primeras encinas y los cerros iluminados del segundo plano.

Asomados al lado de la Hoya, un rayo de sol visita la cresta del lado contrario. La hondonada se encuentra, invisible, entre las primeras encinas y los cerros iluminados del segundo plano.

Aquí nos dejamos caer ya con decisión hacia la derecha, para salir al collado que marca el final de este brazo de la hondonada. Lo pasaremos, dejándonos caer del otro lado, hacia un grupo de árboles donde se encuentra la fuente que buscamos, por detrás de una valla con portillo practicable.

Esta es la pequeña fuente, de cuyo orificio no mana el agua, captada por unos tubos que nacen de la arqueta de cemento de la derecha.

Esta es la pequeña fuente, de cuyo orificio no mana el agua, captada por unos tubos que nacen de la arqueta de cemento de la derecha.

Esta fuente no figuraba en el catálogo de Conoce tus Fuentes, pero ya sí, gracias a la ficha que confecciono y envío después de esta visita. Se la conoce en los alrededores como Fuente La Negra.

Este es el paraje en el que se ubica, en la ladera que desde el collado (a la derecha de la foto) baja a Cerezo Gordo (hacia la izquierda).

Este es el paraje en el que se ubica, en la ladera que desde el collado (a la derecha de la foto) baja a Cerezo Gordo (hacia la izquierda).

Una sendita nos saca a un modesto carril, que luego enlaza con el que sube desde Cerezo Gordo, que tomaremos hacia abajo.

Aquí estamos en la senda, con Cerezo Gordo al fondo.

Aquí estamos en la senda, con Cerezo Gordo al fondo. El Cerro de la Maleza se hace grande al frente.

Cruzamos Cerezo Gordo saludando a unas cabrillas encerradas que parecen querer algo de nosotros, aunque no se fían de Bruno. Al pie de la cortijada tomamos el carril hacia la derecha, para acabar de cerrar el círculo (pues es el mismo carril que pasa por Reguelos viniendo desde el Portillo del Espinal).

Amena campiña por debajo de Cerezo Gordo.

Amena campiña por debajo de Cerezo Gordo. Enfrente, contorneando el Cerro de la Maleza, vemos la estrecha lomilla que encierra el Arroyo de la Maleza, donde estuvimos hace poco.

El valle del Río Engarbo, entre La Maleza y el Cerro del Hoyo de los Cigarrones.

El valle del Río Engarbo, entre La Maleza y el Cerro del Hoyo de los Cigarrones.

El sol se abre paso (ahora que nos vamos), resbalando sobre encinas y quejigos en Las Lomillas.

El sol se abre paso (ahora que nos vamos), resbalando sobre encinas y quejigos en Las Lomillas.

La verdad es que, con sol, el paisaje gana varios enteros

La verdad es que, con sol, el paisaje gana varios enteros. En el collado de la loma de mitad de la foto es donde estuve asomado el otro día, entre el Engarbo y el Arroyo de la Maleza.

El carril nos lleva directamente al comienzo de la excursión, donde nos esperan los vehículos. Ha sido un placer. Hasta pronto.

Anuncios

2 pensamientos en “De Reguelos a Covaterrizas

  1. Jose Ramon M

    Impecables caminatas y descripciones de los bellos y hermosos parajes que nos ofreces en el sabio blog que siempre me enriquece leer y seguir
    Algún día me agrego a ellas.
    Gracias por estos paisajes.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s