Wicklow Mountains: Cloghoge River (entre el Tay y el Dan)

Caratula-Cloghoge

17 Marzo 2015

Cuando uno toma la carretera R759 hacia Sally’s Gap, el puerto desde el que se desciende hacia Dublín, hay un punto en el que te asomas al hermoso valle del río Cloghoge. Aquí tenéis el recorrido en Google Maps). Dos lagos marcan ese tramo de su recorrido: el Lago Tay, redondo y más pequeño y, aguas abajo, el alargado y majestuoso Lago Dan. Entre ellos discurre el Cloghoge trazando meandros caprichosos entre amplias praderas y rotundos bosques; abetos, alerces, pinos silvestres y hayas se reparten la parte baja del valle, en tanto el brezo y el helecho monopolizan las alturas.

Este es el valle. El lago Tay queda a la derecha, el Dan al fondo a la izquierda.

Este es el valle. El lago Tay queda a la derecha, el Dan al fondo a la izquierda. Los helechos enrojecen la ladera, helados por el invierno; arriba negrea el brezo. En la cercana primavera todo cambiará de color…

Comenzamos la ruta por una humilde carreterita que lleva, saliendo por la izquierda, a Cloghoge House (no la que, unos metros antes, lleva a Ballinrush, que está cerrada a cal y canto). La nuestra tiene cancela, pero también un portillo lateral para caminantes, algo muy común en Irlanda, donde los derechos de paso parecen respetarse como se respeta en general a los senderistas.

Descendemos unos cientos de metros en dirección al Lago Tay, pero comoquiera que nuestra ruta va a orientarse a descender el valle, trocharemos la “V” que hace la carretera por una senda de nuevo a la izquierda, que nos va a dejar muy cerca de Cloghoge House, que son las edificaciones que se ven en la foto. Allí nos sorprende una verja de aspecto infranqueable:

En realidad no tan infranqueable, dado que mi hermano ya está del otro lado: por la derecha se aprecia el rebaje del muro que permite pasar a los paseantes sin dejar escapar el ganado. Como aquí, pero en piedra y bonico.

En realidad no tan infranqueable, dado que mi hermano ya está del otro lado: por la derecha se aprecia el rebaje del muro que permite pasar a los paseantes sin dejar escapar el ganado. Como aquí, pero en piedra y bonico. Los árboles son hermosos robles que no han empezado a brotar.

Acercándonos a la casa con cierta prevención, enseguida aparece algún cartelito indicando “L. Dan” y señalando un carril que desciende hacia el río dejando la casa a la izquierda. Esto está mu bien montao, y empezamos a pensar que nuestra aventura es posible.

Por dicho camino nos sorprende un disperso grupo de pinos silvestres, que no todo va a ser exotismo…

Por dicho camino nos sorprende un disperso grupo de pinos silvestres, que no todo va a ser exotismo…

El camino cruza el río y, entre abetos y alerces, llega hasta un punto en el que varias vallas lo cortan. Tras explorar un poco descubrimos otro singular portillo:

Hay que acostumbrarse a que esto son "puertas". Pero el letrero claveteado que reza "Lough Dan" nos confirma que es nuestro camino.

Hay que acostumbrarse a que esto son “puertas”. Pero el letrero claveteado que reza “Lough Dan” nos confirma que es nuestro camino.

Lo que sigue después es de cuento…

… no sólo por la belleza del entorno, sino porque el mismo camino es de cuento: es todo de hierba elástica y mullida, suave a los pies y dulce a la vista.

… no sólo por la belleza del entorno, sino porque el mismo camino es de cuento: es todo de hierba elástica y mullida, suave a los pies y dulce a la vista.

Y va desarrollándose por un lateral del valle, acompañado de un fotogénico muro de piedra seca.

Y va desarrollándose por un lateral del valle, acompañado de un fotogénico muro de piedra seca.

A nuestra izquierda un rebaño -no sabemos si ovejas o corzos- se solaza en la pradera que fue lago, como demuestra la horizontalidad del terreno.

A nuestra izquierda un rebaño -no sabemos si ovejas o corzos- se solaza en la pradera que fue lago, como demuestra la horizontalidad de los sedimentos.

Al cabo de un par de kilómetros, el valle se estrecha y empezamos a presentir el Lago dan… En la ladera de enfrente campea un bosque que en otoño debe de ser espectacular de chillar, ahora un poco apagado de color.

Al cabo de un par de kilómetros, el valle se estrecha y empezamos a presentir el Lago Dan… En la ladera de enfrente campea un bosque que en otoño debe de ser espectacular de chillar, ahora un poco apagado de color.

Lo bueno del invierno es que la estructura fractal de los árboles queda al desnudo, y aprecias cosas que el follaje te oculta en otras estaciones.

Lo bueno del invierno es que la estructura fractal de los árboles queda al desnudo, y aprecias patrones y ritmos que el follaje te oculta en otras estaciones.

Cerca del final, el río se remansa a la altura de Loughinch House, a dos pasos del Lago Dan.

Cerca del final, el río se remansa a la altura de Loughinch House, a dos pasos del Lago Dan.

Todavía intentará el río retrasar lo inevitable, culebreando en recoletos meandros.

Todavía intentará el río retrasar lo inevitable, culebreando en recoletos meandros.

Pero al final aquí estamos, de frente a la amplia lámina de agua del lago.

Pero al final aquí estamos, de frente a la amplia lámina de agua del lago.

Aun zascandileamos un rato por la lengua de tierra que el río ha introducido en el lago, buscando la desembocadura. Las aguas, negras de taninos desprendidos de la abundante materia orgánica, reflejan, como duendes, las ramas de los árboles de la ribera.

Aun zascandileamos un rato por la lengua de tierra que el río ha introducido en el lago, buscando la desembocadura. Las aguas, negras de taninos desprendidos de la abundante materia orgánica, reflejan, como duendes, las ramas de los árboles de la ribera.

Volvemos atrás, frente a la casa de Loughinch, donde unas piedras parecen colocadas en el río con la intención de servir de vado:

Y nos las apañamos para cruzarlo…

Y nos las apañamos para cruzarlo… Menos mal que no ha llovido últimamente, porque si no sería una risa.

Del otro lado, alejándonos del agua descubrimos algo que podría ser un camino, aunque algo entorpecido por gruesos bloques de piedra que parecen haber rodado desde  un lateral.

Del otro lado, alejándonos del agua descubrimos algo que podría ser un camino, aunque algo entorpecido por gruesos bloques de piedra que parecen haber rodado desde un lateral.

El camino nos lleva a la entrada de la Casa Ballinrush, la propiedad que ocupa buena parte de la zona. Una vieja cancela nos veda el acceso, el portillo lateral para caminantes tan empotrado en el suelo de hojarasca que  perdió hace tiempo la capacidad de abrirse…

El camino nos lleva a la entrada de la Casa Ballinrush, la propiedad que ocupa buena parte de la zona. Una vieja cancela nos veda el acceso, el portillo lateral para caminantes tan empotrado en el suelo de hojarasca que perdió hace tiempo la capacidad de abrirse…

En todo caso, nuestra ruta se aleja de la casa, por el camino que acaba a sus puertas, y que suponemos es el mismo que estaba cerrado desde la carretera.

Andaremos unos 100m alejándonos de la casa, hasta llegar al punto en que un camino lateral entra por la derecha.

Andaremos unos 100m alejándonos de la casa, hasta llegar al punto en que un camino lateral -que veis en la foto-  entra por la derecha.

El camino asciende entre alerces y acebos, superados los cuales tuerce a la izquierda hasta ganar unas crestas y asomarse al valle:

Hemos ganado altura en un momento, y divisamos el valle y camino que hemos andado hace un rato.

Hemos ganado altura en un momento, y divisamos el valle y camino que hemos andado hace un rato.

Se adentra el camino en la zona despejada, por la que deambulamos sabiendo que en algún momento, una senda debe llevarnos, a la derecha, hasta los oscuros bosques de coníferas que recomienzan algo más arriba:

Y ésta es. Abriéndose paso entre matas de brezo, apunta justo en la dirección que nuestro mapa aconseja.

Y ésta es. Abriéndose paso entre matas de brezo, apunta justo en la dirección que nuestro mapa aconseja.

A punto de entrar en el bosque, echamos una última mirada al valle, con el Lago Dan al fondo.

A punto de entrar en el bosque, echamos una última mirada al valle, con el Lago Dan al fondo.

Y el bosque, que podríamos llamar también plantación, es uno de esos bosques de cuento para asustar a los niños:

Oscuro como boca de lobo, de vez en cuando un difuso rayo de luz delinea claros herbosos de donde parecen haber desaparecido los elfos hace sólo un momento…

Oscuro como boca de lobo, de vez en cuando un difuso rayo de luz delinea claros herbosos de donde parecen haber desaparecido los elfos hace sólo un momento…

Pasamos junto a unas ruinas de lo que pudo ser una explotación minera, y decidimos tirar hacia arriba por sendas en lugar de tomar el camino que contornea la loma.

Supongo que esto son abetos, pero no pondría la mano en el fuego. La senda es mágica, en todo caso…

Supongo que esto son abetos, pero no pondría la mano en el fuego. La senda es mágica, en todo caso…

…como un túnel horadado en el verde y el negro.

…como un túnel horadado en el verde y el negro.

Llegados al límite de los árboles, continuamos subiendo a la derecha hasta llegar a una esquina entre parcelas -porque me parece claro que esto son plantaciones cuidadosamente gestionadas-, donde torcemos de nuevo a la izquierda para mantenernos en el límite del bosque, que ahora corre paralelo al valle…

Del que tenemos cada vez mejores panorámicas. Ahora con el Lago Tay espejeando al fondo.

… del que tenemos cada vez mejores panorámicas. Ahora con el Lago Tay espejeando al fondo.

El bosque a nuestra derecha sigue siendo como un muro de oscuridad. Con la cerca que nos separa de él, me hace pensar vivamente en el Black Forest que se extiende al otro lado de la cerca de Los Gamos, por donde Frodo comenzará su huida de los jinetes negros…

El bosque a nuestra derecha sigue siendo como un muro de oscuridad. Con la cerca que nos separa de él, me hace pensar vivamente en el Black Forest que se extiende al otro lado de la cerca de Los Gamos, por donde Frodo comenzará su huida de los jinetes negros…

De hecho, antes hemos visto huir un corzo, internándose entre los árboles por un punto donde ni siquiera arrastrándonos por el suelo hubiéramos podido seguirle, tan tupidas las ramas desde la misma base de los troncos.

Mirando hacia el otro lado, el brumoso paisaje que el sol ha bendecido durante un momento nos invita a destacarlo con la Foto Oficial.

Mirando hacia el otro lado, el brumoso paisaje que el sol ha bendecido durante un momento nos invita a destacarlo con la Foto Oficial.

La linde del bosque nos saca a un camino que viene desde la ladera opuesta, la que mira a las tierras bajas y la costa. Lo seguiremos, con alguna trocha ocasional…

… que nos permite gozar de este bosque acolchado. Cualquier piedra o tocón está recubierto de musgo, la materia orgánica siempre procesando la materia muerta o mineral para incorporarla al ciclo de lo vivo…

… que nos permite gozar de este bosque acolchado. Cualquier piedra o tocón está recubierto de musgo, la materia orgánica siempre procesando la materia muerta o mineral para incorporarla al ciclo de lo vivo…

El camino, como he dicho, se asoma a la llanura costera, híbrido de tundra y campiña, siempre bajo el plomizo cielo irlandés.

El camino, como he dicho, se asoma a la llanura costera, híbrido de tundra y campiña, siempre bajo el plomizo cielo irlandés.

En menos de lo que se tarda en contarlo, nuestro camino llega a la carretera en el punto en el que hemos dejado el vehículo (y no por casualidad). Como hoy es el día del patrón de Irlanda, nos iremos al pueblo a ver la Parade. Y a comer, que ya toca. Happy St Patrick’s Day!

Anuncios

2 pensamientos en “Wicklow Mountains: Cloghoge River (entre el Tay y el Dan)

  1. Teresa

    Qué preciosidad, Miguel, que maravilla de lugares. Los textos tan exquisitos como siempre.
    Una alegria de que hayas disfrutado de este magnifico viaje y mucha envidia por quienes no te hemos podido acompañar.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s