De vuelta a La Mora

 

Caratula-Mora3

16 Marzo 2014

Pues sí; hemos vuelto al Puntal de La Mora por los Llanos del Chorrillo. Es que cuando algo te entra… También quería compartir con más gente mis descubrimientos kársticos, así que aquí os dejo unas cuantas fotos. El relato lo obviaré porque ya está comentado aquí y aquí. Aunque al final mencionaré una variante interesante…

Subimos por el mismo camino que en la primera de las entradas citadas, por el Arroyo del Chorrillo hasta el camino al collado del Cigarrón, y tras este a la base de la cresta de La Mora. Allí nos despistamos un poco más de lo previsto, aunque acabamos llegando a mi Hoyo de los Goblins:

Aquí una toma de dentro a afuera, donde la gente se ha parado prudentemente, temerosa de que se la pueda tragar la tierra…

Aquí una toma de dentro a afuera, donde la gente se ha parado prudentemente, temerosa de que se la pueda tragar la tierra…

De aquí volvemos a bajar a la vereda principal -por así decir-, y a las dolinas que hace el terreno en la base del Collado de la Mora:

Véase cómo trabaja intensamente todo el mundo (salvo el fotógrafo, que andaba por ahí zascandileando…

Véase cómo trabaja intensamente todo el mundo (salvo el fotógrafo, que andaba por ahí zascandileando)…

Tras comida y sesión de trabajo sobre la hierba, procedemos como en la otra ocasión, llegándonos al fondo de la depresión para luego ascender a la derecha por sobre una faja rocosa:

Momento que han captado las cámaras, con el dentado contraluz de las crestas al fondo.

Momento que han captado las cámaras, con el dentado contraluz de las crestas al fondo.

Tras algún que otro rodeo llegamos al collado, con su prado rebosante de bulbos:

4-Bajo-palio

5-Bulbos

Y ya, de corrido, la foto oficial:

6-Foto-oficial

Después volvemos a atacar el tramo izquierdo de la cresta, por la solana, buscando el pasillo que nos lleva a La Ventana:

…que inmediatamente es declarada digna de una segunda foto oficial.

…que inmediatamente es declarada digna de una segunda foto oficial.

Volvemos por el pasillo a la medio senda, que -hacia la izquierda- nos saca al último prado de la solana.

Desde el prado tenemos una fugaz visión de Sierra Nevada.

Desde el prado tenemos una fugaz visión de Sierra Nevada.

Desde aquí bajamos el otro día buscando el prado de la Fuente de la Mora, pero en esta ocasión acometemos una variante para cerrar el círculo. En la primera visita había tomado desde el barranco del Chorrillo una empinada vereda por la umbría, que luego abandoné para buscar las crestas, suponiendo que podía seguirse en la dirección de rodear toda la cima por el norte. Estando en el punto a donde suponía que tenía que llegar la vereda, fue cosa de un momento buscarla, al final del prado a la izquierda. Aunque vereda, vereda, sería mucho decir, sin mucha dificultad se acaba de rodear el cresterío, por una serie de escalones bastante transitables…

…como este. Hay que permanecer cerca de los tajos hasta aquí, cuando ya tenemos vistas del valle del Chorrillo o, en su defecto, de los tajos del Jinestral y Peñón de la Cruz allá enfrente.

…como este. Hay que permanecer cerca de los tajos hasta aquí, cuando ya tenemos vistas del valle del Chorrillo o, en su defecto, de los tajos del Jinestral y Peñón de la Cruz allá enfrente.

Entonces hay que derivar separándose de los peñascos para ir bajando sin dejar de rodear el cerro hacia la izquierda. El equilibrio entre bajar y rodear es aquí cosa de intuición, ayudada por tramos ocasionales en que se marca huella en el terreno. Si no bajamos lo suficiente, nos meteríamos en el lomo rocoso que protege las dolinas donde comimos. Si bajamos demasiado, el terreno se empinaría y afrontaríamos tramos rocosos incómodos, así que hay que proceder buscando siempre el terreno menos empinado y siempre sobre tierra.

Con un poco de suerte, llegaremos a un amplio claro de la ladera, en el cual encontramos la empinada vereda ya conocida:

Que aquí vemos ya donde accede al valle del Arroyo del Chorrillo.

Que aquí vemos ya donde accede al valle del Arroyo del Chorrillo.

Como premio, un Adonis vernalis a punto de desplegar sus alas.

Como premio, un Adonis vernalis a punto de desplegar sus alas.

Seguimos entonces valle abajo -a la derecha- buscando sitio propicio para cruzar el arroyo (mejor antes que después, porque hacia abajo se cierra de espinos durante un buen trecho).

Una vez cruzado, todo es dejarse caer por los prados en la placidez de la tarde, así que me callo y… final con música:

12-Ovejicas-en-el-prao

13-Pano-Chorrillo

14-A-la-caida-de-la-tarde

15-Luz-rasante

16-Llanos-del-Chorrillo-por-la-tarde

Arbusto y final.

Arbusto y final.

Aadios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s