El Sotillo-Collado de las Corzas

El domingo 10 de Enero hicimos una salida “de entrenamiento” para ir haciendo piernas. Desde el Sotillo de Iznalloz subimos al Collado de las Corzas para bajar por el vallecillo que apunta al Cortijo de la Artichuela. Fueron 10Km y pico que acabaron haciéndose cortos, pues a la hora de comer estábamos casi de vuelta.

El día se suponía fresco y ventoso, pero a la hora de la verdad el viento fue leve y la temperatura, propia de esos días de febrero que parecen de abril…

Solo un poco de harina de belén en los taludes del camino nos indicaba que es invierno todavía.

Solo un poco de harina de belén en los taludes del camino nos indica que es invierno todavía.

Salimos del Sotillo hacia el este, y ascendimos al llano por el que el camino principal asciende el cortafuegos hasta el Barranco de los Carneros.

Aquí las aulagas en flor vuelven a negar el invierno. Al fondo, el Peñón de la Giganta.

Aquí las aulagas en flor vuelven a negar el invierno. Al fondo, el Peñón de la Giganta.

Poco duramos en el camino, que dejamos enseguida por la izquierda para dejarnos caer…

…buscando el camino del Cortijo de la Artichuela, por un prado inacabable ante pinares inacabables.

…buscando el camino del Cortijo de la Artichuela, por un prado inacabable ante pinares inacabables.

El día está guapo. Hacia atrás dejamos Orduña y el Peñón del Asno.

El día está guapo. Hacia atrás dejamos Orduña y el Peñón del Asno.

En seguida llegamos al Cortijo de la Artichuela, enfrentado al pintoresco vallecito por el que bajaremos más tarde.

En seguida llegamos al Cortijo de la Artichuela, enfrentado al pintoresco vallecito por el que bajaremos más tarde.

Y, en el vallecito, el extinto cortijo del Bailón.

Y, en el vallecito, el extinto cortijo del Bailón…

…cuyos almendros apuestan también decididamente por la primavera.

…cuyos almendros apuestan también decididamente por la primavera.

Seguimos adelante por el carril, rodeando el Cerro de las Corzas, como si fuéramos hacia La Melera.

Curiosamente, la nieve de días pasados se demoraba en el camino, pero en ningún otro lado.

Curiosamente, la nieve de días pasados se demoraba en el camino, pero en ningún otro lado.

En el arroyo que cruza pasado el cerro el camino se bifurca: por la izquierda a La Melera, por la derecha el nuestro, que empieza a subir…

…afrontando una zona que se quemó, creo que en 1996. Hoy exhibe una joven pinada, tan pulcra y homogénea que parece que aquí no se ha aplicado la regeneración natural que está tan de moda. Lo cierto es que, tras el incendio, esto fueron unos jarales, y romerales con aulaga que daba miedo verlos. Supongo que dentro de veinte años darán sombra y todo.

…afrontando una zona que se quemó, creo que en 1996. Hoy exhibe una joven pinada, tan pulcra y homogénea que parece que aquí no se ha aplicado la regeneración natural que está tan de moda. Lo cierto es que, tras el incendio, esto fueron unos jarales, y romerales con aulaga que daba miedo verlos. Supongo que dentro de veinte años los pinos darán sombra y todo.

A mitad de la subida nos ataca el hambre…

Paremos aquí. Frutos secos, maní, garraa…piñadas!

Paremos aquí. Frutos secos, maní, garraa…piñadas!

Tras el paréntesis, un poco más de cuesta y ya estamos:

Foto oficial en el collado.

Foto oficial en el collado. Al fondo los tajos del Jinestral. Unos cientos de metros más arriba de aquí discurre el carril que faldea toda la Sierra y sale por el Collado del Agua hacia Prado Negro. Pero eso es otra historia…

Nosotros nos dejamos caer hacia La Artichuela.

Nosotros nos dejamos caer hacia La Artichuela.

Al internarnos en la umbría, la nieve vuelve a salpicar solamente el camino.

Al internarnos en la umbría, la nieve vuelve a salpicar solamente el camino.

Buscaba para comer el punto más bonito de la ruta:

Un repliegue del valle, a la vista del cortijo, donde crece un vigoroso plátano de sombra. El Platanus hispanica genera cierta polémica: unos lo juzgan híbrido de Platanus Orientalis y Occidentalis (americano), hibridación que se habría producido en España (de ahí el nombre) en el s. XVI o XVII. Otros lo consideran una variedad de Orientalis, y por tanto de procedencia balcánica.

Un repliegue del valle, a la vista del cortijo, donde crece un vigoroso plátano de sombra. El Platanus hispanica genera cierta polémica: unos lo juzgan híbrido de Platanus Orientalis y Occidentalis (americano), hibridación que se habría producido en España (de ahí el nombre) en el s. XVI o XVII. Otros lo consideran una variedad de Orientalis, y por tanto de procedencia balcánica. Aunque los de más allá creen que su área nativa llegaba desde Iberia hasta el Himalaya. Esperaremos diez años de estudios de ADN.

A la sombra del poderoso tronco -ya que no de las hojas, todas en el suelo-, buscamos donde aposentar nuestros reales.

A la sombra del poderoso tronco -ya que no de las hojas, todas en el suelo-, buscamos donde aposentar nuestros reales.

Comeremos aquí, tan ricamente.

Existe el Pitbull, el Bull-Terrier… y el Bull-dozer.

Existen el Pitbull, el Bull-Terrier… y el Bull-dozer. ¿Qué buscará?

El plátano nos ha pedido otra foto oficial, y no sabemos negársela.

El plátano nos ha pedido otra foto oficial, y no sabemos negársela.

Ante nosotros, el Jinestral y el Cerro de la Cabeza del Caballo, que desde Prado Negro es una tachuela, pero desde aquí emula al vecino Cerro de la Cruz (sin serlo).

Ante nosotros, el Jinestral y el Cerro de la Cabeza del Caballo, que desde Prado Negro es una tachuela, pero desde aquí emula al vecino Cerro de la Cruz (sin serlo).

Hago el tarzán un poco para conseguir un punto de toma poco habitual.

Hago el tarzán un poco para conseguir un punto de toma poco habitual.

Reanudamos la marcha alejándonos del camino por una inocente vaguada que acaba llevándonos a lo alto de un cerrete:

Yo no quería, de verdad. Hubo que bajar de nuevo a la vaguada, y luego subir la siguiente. Cosas del directo.

Yo no quería, de verdad. Hubo que bajar de nuevo a la vaguada, y luego subir la siguiente. Cosas del directo.

Antes de llegar al llano-cortafuegos, echamos la última mirada al terreno recorrido:

El Collado de las Corzas en el centro de la foto. El cerro boscoso a la derecha en primer plano es donde habíamos acabado un rato antes.

El Collado de las Corzas en el centro de la foto. El cerro boscoso a la derecha en primer plano es donde habíamos acabado un rato antes.

Dado que se nos había hecho temprano, hubo que tomarse un café en el Sotillo, que estaba extrañamente poco concurrido. Y con eso y un bizcocho…

Anuncios

Un pensamiento en “El Sotillo-Collado de las Corzas

  1. Pingback: Rodeando la Giganta | elcaminosigueysigue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s