De Puerto Blanco (por la nieve) al Agarradero

A veces la naturaleza te ofrece regalos, y lo que podría ser una excursión para salir del paso se convierte en un acontecimiento irrepetible. Esto es lo que nos sucedió el domingo 27 en el Alto del Agarradero. Cierto es que la zona, de por sí, no carece de atractivos, a pesar de quedar como una isla rodeada por las consecuencias del feroz incendio de 1993. Pero si el Puerto -Blanco por toponimia- se hace triplemente blanco con la cantidad justa de nieve y de niebla, la experiencia se convierte en excepcional…

Y la niebla era lo único que podíamos ver al salir de Granada. Peor aun a la altura de Víznar, y ya pensando en alternativas de consolación… hasta que llegamos a Puerto Lobo: abandonar “oficialmente” la Vega de Granada fue como salir de un túnel a una mañana espléndida y soleada.

A Puerto Blanco se llega desde la A-92, pasado Huétor Santilán, por la primera indicación de salida al Parque Natural de la Sierra de Huétor (salida 259). El nudo es un poco lioso, pero en definitiva es “siempre a la derecha”, hasta coger el carril que desde aquí lleva hasta Tocón y La Peza.

En cuanto estuvimos en umbría, inesperadas manchas de nieve encandilaron a la chiquillería (numerosa en esta ocasión), y pusieron un poquito de suspense en el camino; tras pasar el primer tramo sombreado, sin embargo, el carril aborda la solana del Cerro de Buenavista, arrasada por EL incendio del 93, y la nieve desaparece… pero no nos privamos de un primer ¡Oooh!…

La cabecera del Río de Beas conduce la vista hacia el mar de nubes que cubre la vega. Nos imaginamos a los granadinos refunfuñando sobre el día gris que les ha tocado… Una mirada atenta a las laderas descubre retoños de pinos aquí y allá; esperanzador, pero ¡tan lento!

La cabecera del Río de Beas conduce la vista hacia el mar de nubes que cubre la vega. Nos imaginamos a los granadinos refunfuñando sobre el día gris que les ha tocado… Este es uno de los valles más castigados por el incendio. Una mirada atenta a las laderas descubre retoños de pinos y encinas aquí y allá, entre el monte oportunista de aulaga y romero; esperanzador, pero ¡tan lento!

Tras un tramo de solana, el camino caracolea para bajar a Puerto Blanco, donde encontramos, preservada, la masa forestal anterior al incendio (recuerdo cuando TODO lo que se veía alrededor era un bosque igual de espeso: solía comparárselo a los visitantes con algún lugar del Prepirineo). Al poco de entrar en el pinar, la amenaza de más nieve nos lleva a dejar el coche antes de la última cuesta. Andando, la nieve es otra cosa…

…más parece caída para solaz del caminante. La chiquillería comienza a rodar una película con muchos malos y cuatro buenos.

…más parece caída para solaz del caminante. La chiquillería comienza a rodar una película con muchos malos y cuatro buenos.

Antes de culminar la cuesta, y casi a la altura de una derruida casilla, tomamos a la derecha un camino hacia la fuente de Puerto Blanco.

El primer tramo está alfombrado de nieve; más de la esperada, pero bienvenida.

El primer tramo está alfombrado de nieve; más de la esperada, pero bienvenida.

Un poco más allá, la alfombra es de agujas de pino silvestre; queda como más cálido…

Un poco más allá, la alfombra es de agujas de pino silvestre; queda como más acogedor…

En poco más de 200m, el paisaje se abre…

…en una preciosa hondonada.

…en una preciosa hondonada.

Y en su centro, la fuente, que alimenta una coqueta alberca.

Y en su centro, la fuente, que alimenta una coqueta alberca.

La cañada de la fuente, mirando hacia abajo. Es un lugar idílico, sauces y chopos junto al arroyo, rodeados por una creativa masa forestal con cedros, tsugas y pinsapos.

La cañada de la fuente, mirando hacia abajo. Es un lugar idílico, sauces y chopos junto al arroyo, rodeados por una creativa masa forestal con cedros, tsugas y pinsapos entre los pinos.

El camino muere en un prado, pero nos indica el camino a seguir: vaguada arriba bajo los pinos.

El camino muere en un prado, pero con sus últimas palabras nos indica el camino a seguir: vaguada arriba bajo los pinos.

La corta subida empieza a refrenar los ánimos de los menos animosos, pero enseguida acaba en un estratégico rellano desde el que dominamos todo el llano de Puerto Blanco:

9-Llanos-de-Puerto-Blanco

En el centro del llano confluyen el carril que hemos seguido desde la A-92, que puede seguirse hasta el Barranco del Polvorista y Tocón, y el que, entre el Cerro de Buenavista y la Loma de Aguas Blancas (en el centro de la foto), viene de la cantera que hay al norte del macizo y continúa hacia las que hay al sur, y luego hasta la carretera entre Quéntar y Beas de Granada.

Tras la encrucijada, marchando en dirección este, sale un carril a la derecha, que enseguida se bifurca; tomamos el ramal derecho, más alto, con intención de rodear toda la cuerda del Agarradero y volver aquí por la cantera “La Única”.

Este tramo en umbría nos regala buenas manchas de nieve, que propician una saludable batalla entre la chiquillería ¡que incluso llega a agredir injustificadamente a la prensa libre!

Este tramo en umbría nos regala buenas manchas de nieve, que propician una saludable batalla entre la chiquillería ¡que incluso llega a agredir injustificadamente a la prensa libre!

El final de este primer tramo nos recuerda al Paso de Caradhras (yo me pido Gandalf). Nuestros hobbits avanzan esforzadamente hasta la esquina…

El final de este primer tramo nos recuerda al Paso de Caradhras (yo me pido Gandalf). Nuestros hobbits avanzan esforzadamente hasta la esquina…

Para descubrir justo después un soleado espolón donde remediar las hipoglucemias más apremiantes. Sierra Nevada se nos revela en todo su esplendor.

Para descubrir justo después un soleado espolón donde remediar las hipoglucemias más apremiantes. Sierra Nevada se nos revela en todo su esplendor.

Mamá gallina y sus polluelos. Todo aquel que desayunó malamente será ahora saciado.

Mamá gallina y sus polluelos. Todo aquel que desayunó malamente será ahora saciado.

Tras una breve pausa retomamos el carril, que hace un requiebro para superar un arroyo antes de continuar, en umbría, hacia el Agarradero:

El cruce del arroyo, entre nieve virgen. Parece invierno…

El cruce del arroyo, entre nieve virgen. Parece invierno…

Tras el segundo tramo de umbría, la segunda esquina. Pero… ¿qué es eso blanco tras los árboles?

Tras el segundo tramo de umbría, la segunda esquina. Pero… ¿qué es eso blanco tras los árboles?

When the repente…

Wooah! La niebla ha trepado sin ser advertida por el Aguas Blancas, y nos espera, velando el punto culminante de la ruta, el Alto del Agarradero.

Wooah! La niebla ha trepado sin ser advertida por el Aguas Blancas, y nos aguarda, velando el punto culminante de la ruta, el Alto del Agarradero.

Sierra Nieblada se ha puesto una falda de nube.

Sierra Nieblada se ha puesto una falda de nube.

El carril tuerce a la derecha, para seguir rodeando el macizo. Algo más adelante saldrá por la izquierda el que lleva al Alto. Nosotros nos ahorramos esa vuelta trochando por una vaguada…

…hasta dicho carril, que vemos debajo. Estamos justo al nivel de la niebla, al borde de la nada.

…hasta dicho carril, que vemos debajo. Estamos justo al nivel de la niebla, al borde de la nada.

Tras unos 600m, nos situamos en la base del Alto del Agarradero, claramente distinguible (en condiciones normales) por la garita de vigilancia forestal que lo corona.

La subida es realmente un par de pasos, pero la niebla le aporta emoción suplementaria.

La subida es realmente un par de pasos, pero la niebla le aporta emoción suplementaria.

Garita del Agarradero, con los primeros esforzados.

Garita del Agarradero, con los primeros esforzados.

Aquí deberían ir fotos del Valle del Aguas Blancas, pero me las ahorro: mirad el blanco de la página y tendréis una idea aproximada. Sólo cuando bajemos, nosotros y la niebla, minutos después, habrá ocasión de hacerlas. Barajamos comer en la garita, pero el suelo mojado nos disuade. De nuevo en el camino, empezamos a desandarlo esperando una tregua que pronto llega, y en un prado vecino nos sentamos a comer, afortunadamente al sol.

Tras la pausa, seguimos el carril, en dirección oeste, ya por la solana de la Cuerda o Morros del Agarradero.

La niebla se ha replegado ligeramente, y nos deja ahora hacer las fotos de su danza (de los siete velos).

La niebla se ha replegado ligeramente, y nos deja ahora hacer las fotos de su danza (de los siete velos).

Un poco más arriba, la niebla un poco más lejos…

Un poco más arriba, la niebla un poco más lejos…

Valle abajo, la danzarina despliega todo su poder de seducción.

Valle abajo, la danzarina despliega todo su poder de seducción.

El camino por el que andamos, prácticamente llano en este trecho, es un prolongado balcón sobre el pantano de Quéntar, y luego la vega de Granada. Vale la pena abandonar el carril un momento para asomarse, por el amplio cortafuegos que lo cruza, hasta el punto en que ganamos la máxima amplitud de visión:

Hoy la vega no la veremos, pero sí todo el arco de montañas que la rodean. En primer término el pantano de Quéntar.

Hoy la vega no la veremos, pero sí todo el arco de montañas que la rodean. En primer término el pantano de Quéntar.

Al fondo, la vista abarca desde la Silleta del Padul, pasando por Navachica, el poderoso triángulo del Lucero, hasta Malas Camas y, por fin, Sierra de Tejeda.

Al fondo, la vista abarca desde la Silleta del Padul, pasando por Navachica, el poderoso triángulo del Lucero, hasta Malas Camas y, por fin, Sierra de Tejeda.

La niebla se ha retirado lo bastante como para revelar, por fin, el valle del Aguas Blancas: cicatrices del incendio en esta margen, más preservada la opuesta.

La niebla se ha retirado lo bastante como para revelar, por fin, el valle del Aguas Blancas: cicatrices del incendio en esta margen, más preservada la opuesta.

Al final el carril se convierte en cortafuegos, que baja una empinada pendiente hasta un collado algo más abajo, y luego gira a la derecha para llegar al fondo del valle. Es el Arroyo del Álamo, el mismo que se cruza por carretera en la última curva cerrada antes de la presa del pantano de Quéntar…

… y cuya cabecera está herida por la cantera "La Única".

… y cuya cabecera está herida por la cantera “La Única”.

El camino atraviesa la cantera, que no parece estar en uso. Es como pasear por la luna; sorprendimos a un grupo de selenitas en su hábitat.

El camino atraviesa la cantera, que no parece estar en uso. Es como pasear por la luna; sorprendimos a un grupo de selenitas en su hábitat.

Pasada la cantera, que ocupa el mismísimo collado de Puerto Blanco, arribamos a la encrucijada por la que pasamos al inicio, en mitad del llano. En ella giraremos a la izquierda, y sólo nos quedará dejarnos caer hasta los vehículos.

Pero Pilar desea bichear una construcción que le llamó la atención al venir: es el centro de la Comunidad Terapéutica de Puerto Blanco, centro ocupacional para drogodependientes en tratamiento que funcionó -pues hoy parece estar abandonado- en estos parajes. Decidimos llegarnos en un vuelo, y a tal efecto tomamos un carril a la izquierda, unos metros más abajo del que nos llevó a la fuente de Puerto Blanco, que contornea unos hermosos pinsapos antes de adentrarse en el pinar…

…sin subir ni bajar.

…sin subir ni bajar.

Al cabo de unos 600m. llegamos al lugar, y ya el aspecto nos habla de abandono…

Una cierta melancolía se adueña del paraje y de la tarde…

Una cierta melancolía se adueña del paraje y de la tarde…

Para volver, atajamos por el monte hasta los coches, y emprendemos la vuelta. Pero en la solana del Buenavista nos vemos obligados a parar un momento para echar la última…

La tarde se ha vuelto traslúcida, la niebla nítidamente geométrica…

La tarde se ha vuelto traslúcida, la niebla nítidamente geométrica…

Total: un fin de fiesta a la altura de esta fiesta de día. Salud y hasta la próxima.

Anuncios

Un pensamiento en “De Puerto Blanco (por la nieve) al Agarradero

  1. Pingback: Invierno en el Valle de Lecrín | elcaminosigueysigue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s