Una de arces (granatenses en Sierra Nevada)

19 Octubre 2019

El arce  granadino (Acer opalus granatensis) es un representante autóctono del género Acer en las tierras del sur y este de la Península y en el Magreb. En Sierra Nevada se localizan algunas de sus más extensas poblaciones, por lo que es casi un símbolo de nuestra montaña, en la que se extiende entre los 1.400 y los 2.000m de altitud, ocupando con frecuencia la franja de mayor altitud del piso supramediterráneo. De hoja pequeña, con cinco lóbulos no excesivamente marcados, su fruto es una disámara cuyas dos alas forman un ángulo generalmente agudo. Su porte no llega a competir con los grandes arces europeos o americanos, estando entre el del arce campestre y el más pequeño arce de Montpellier. Con todo, en zonas como el Camarate o la Dehesa de San Jerónimo pueden encontrarse ejemplares que superan cómodamente los 10m de altura. Gusta preferentemente de terrenos calizos, frecuentemente a la sombra de cantiles rocosos y canchales, con humedad suficiente, y se rodea de robles, mostajos, cerezos, agracejos o majuelos.

Sigue leyendo

Blancares-Linarejos-Cerro de la Venta

22 Septiembre 2019

Para inaugurar el otoño que recién comienza, me se mete en la cabeza volver al barranco y cortijo de Linarejos, que ya describí en esta ruta, para ver si las lluvias pasadas han aportado algo bueno en términos de verdes y amarillos. Pero, deseando andar mucho y subir poco, pensamos en hacerlo a pie desde el Puerto de los Blancares, paso clave entre Tocón y la Peza, y de paso pergeñar una circular a todo el macizo de Inquisidores-Peña Bermeja-Montefría, que desde el Llano del Castillejo nos lleve al Cortijo del Fraile sin subir ni bajar, lo que encuentro interesante y me ronda desde hace tiempo. Si encima le ponemos la guinda del Cerro de la Venta, que tengo en pendientes, pues mucho mejor.

Sigue leyendo

Atajando por la solana de la Loma de Dílar

17 Mayo 2019

Llega Mayo y con él las ganas de disfrutar de borreguiles y lagunillos. La cuenca alta del Dílar se convierte en la elección más obvia para ir empezando. Pero el problema es que entre ella y nosotros se interpone -por así decir- la muy alta y extensa Loma de Dílar. O desde la Hoya de la Mora, cruzando todas las pistas de esquí, o desde la Cortijuela, pateando la Loma de Peñamadura, has de añadir al menos 10 km (ida y vuelta) a cualquier recorrido medianamente interesante por la zona. Yo me he encabezonado en acortar esa marcha de aproximación, buscando alternativas más directas o interesantes para ponernos a pie de obra. Si en esta entrada lo hacíamos desde Pradollano, en esta ocasión se trata de salir de la Cortijuela, y ahorrarnos la bajada al río por Chaquetas -y la posterior subida al Berreadero-, yendo por la solana de la Loma de Dílar. Aquí va el resultado.

Sigue leyendo

Huenes: acceso directo (Quebrantajares-Barranco del Lobo)

14 Abril 2019

Hay veces en que uno tiene tiempo de sobra y pocas ganas de esforzarse. En esos casos, lo mejor es tomarse las cosas con calma y dar pequeños o grandes rodeos para llegar a los sitios. Pero si sucede lo contrario, que te sientas pletórico de fuerzas o no tengas mucho tiempo, entonces es mejor la línea más recta posible: aquí tienes el que puede ser el acceso (más) directo al Cerro de Huenes desde las inmediaciones de Cumbres Verdes: combina la Cuesta de Quebrantajares, que fue en tiempos la vía tradicional de subida y hoy es menos frecuentada, con el ascenso por el Barranco del Lobo, que te dejará en dos periquetes en el Llano del Chopo, con todos los picos del Huenes al alcance de la mano.

Sigue leyendo

Humilde Arroyo de Huenes

20 Abril 2019

Ea! Has pensado comer en Macareno (Cortijo del Hervidero) o en la Guitarra (Cumbres Verdes), porque hace un bonito día de primavera y apetecen terraza y solecito con papas a lo pobre y una cerveza (o dos, si son pequeñas). Pero quieres ganarte el jornal y hacer hambre con una excursión mañanera por las inmediaciones, sin complicarte en exceso. Pues es el momento de encaminar los pasos hacia el humilde (pero menos) Arroyo de Huenes, en un tramo frecuentemente pasado por alto -literalmente, porque las rutas habituales lo dejan ahí abajo– y comprobar que guarda tesoros insospechados. Vamos a ello.

Sigue leyendo

Cañón del Fardes

30 Septiembre 2018

Fiel a la querencia por los barrancos, cumplimos visita a uno que quedó pendiente tras la entretenida -y truculenta- ruta de los Arces de Montpellier del otoño pasado. Llegando al vehículo, se nos habían quedado prendidas en la mirada las hechuras del recién nacido Río Fardes, justo después de las confluencias de los arroyos de Las Perdices, Majalijar y Revocillos. Apuntaba desde arriba un cañón pinturero, junto al que habremos pasado infinidad de veces -siempre por carretera- sin llegar a hollarlo. Pues era el momento…

Sigue leyendo

Atajo hacia el Dúrcal

11 Noviembre 2018

El curso medio del Río Dúrcal -a la altura de la Dehesa de Teatinos- es un extraordinario lugar, que poco tiene que envidiar a valles más conocidos como el del Genil o el del Monachil. Hasta el advenimiento del sendero Sulayr, la forma más habitual de llegar allí era el espantoso carril de Nigüelas a los cortijos de Dúrcal, poco recomendable para coches normales. El Sulayr (2ª etapa) permite ahorrarse esa experiencia, pero resulta un poco largo para ir y volver (andando), aparte de tener una subida fuerte -y diríamos innecesaria– por la umbría del Dílar hasta la cota 2.000, desde donde ya llanea. La alternativa es abandonar el Sulayr en favor de la vereda que atraviesa el robledal del Dílar hasta el Collado del Pino, aunque, a su vez, supone un rodeo enojoso para llegar al Dúrcal. Así que me propuse usar esa vereda, pero atajándola para evitar dicho rodeo. Esta es la historia…

Sigue leyendo

Soportújar: subida al pico Alegas

6 Octubre 2018

Tras varios fines de semana de hacer cositas, se me presenta la ocasión de darme un poco de caña: decido desplazarme hasta el valle del Río Chico, en Soportújar, con idea de remontarlo hasta su punto más alto: el Pico de las Alegas (2.711m). Suele abordarse desde Puente Palo, pero me apetece recorrer la vereda que -entre pinos, encinas y robles- recorre la ladera por debajo de ese lugar, así que comenzaré desde la casilla forestal de Soportújar, a unos 1.300 m de altitud. Entre una cosa y otra, al final el GPS me dará unos 1.500 m de ascensión, lo que me deja satisfecho (y, de hecho, sorprendido de acabar bastante entero, lo que muestra que es una ascensión sabiamente graduada, a condición de tomársela al ritmo adecuado).

Sigue leyendo

Collado de Martín-Collado del Pino

13 Octubre 2018

En otra ocasión describí la cómoda vereda que une los collados de Martín -entre el Trevenque y la Loma de Dílar- y el de Matas Verdes. Ya entonces tuve la impresión de que no sería difícil tomar un curso algo más alto, para salir directamente al Collado del Pino (no el de los Alayos, sino el del mismo nombre al pie del Cerro del Mirador, en la vereda que lleva desde la Cortijuela a Pradollano). De esa pesquisa sale la ruta de hoy, que es un recorrido mañanero y poco exigente, pero puede servir para continuar hacia Pradollano o la Loma de Dílar si ese fuera nuestro empeño.

Sigue leyendo

Bulnes-Camburero-Collau Vallejo

14 Julio 2018

Una de las rutas clásicas de Picos de Europa es la que, desde Bulnes o Poncebos, asciende a la Vega de Urriellu, bien por Pandébano y la Terenosa, bien por la Canal de Balcosín y la Majada de Camburero. De hecho, ambas se suelen combinar para hacer una circular que compendia lo mejor de este acceso por el Norte al Picu. Son 1.350 m de desnivel desde Bulnes (1.700 desde Poncebos), y no siempre se tienen el tiempo o las fuerzas para realizarla completa. La que presento aquí reduce tiempo y esfuerzo, prescindiendo del ascenso a la Vega de Urriellu y uniendo directamente dos puntos señalados de la clásica: la majada de Camburero y Collado Vallejo. Es una alternativa más corta y de menos desnivel (aun así más de 900m), y que tiene como interés el rescate del camino clásico, hoy algo olvidado, que conecta Camburero con el camino moderno poco después de Collado Vallejo. Nosotros bajamos desde el collado hacia la Terenosa, pero incluso como ruta de ascenso al Urriellu se me figura más cómoda que la agotadora pedrera que sube desde Camburero.

Sigue leyendo